¿Qué es un bootleg y por qué pueden costar tanto en el mercado?

Los bootleg son piezas que muchos coleccionistas persiguen y llegan a pagar mucho dinero por ellos, ¿Pero que son?
¿Qué es un bootleg y por qué pueden costar tanto en el mercado? ¿Qué es un bootleg y por qué pueden costar tanto en el mercado? ¿Qué es un bootleg y por qué pueden costar tanto en el mercado?

Los bootleg son piezas que muchos coleccionistas persiguen, mientras otros evitan e incluso temen. A continuación te decimos qué son exactamente y por qué han tenido una gran popularidad en países como México.

Los bootleg son falsificaciones, pero no de cualquier tipo. Son productos hechos sin licencia que imitan los de las grandes marcas juguetes y son producidos en masa. Estos suelen encontrarse en los tianguis y bazares a muy bajo costo.

Estas falsificaciones no son nada nuevo y se han extendido en distintos sectores de la industria y mercados posibles. Sin embargo, en el mundo del juguete, el anime y los videojuegos juegan un papel muy especial. Para algunos se trata de una opción legítima para conseguir y tener acceso a este tipo de productos.

¿Qué es un bootleg?

El término bootleg hace referencia a la época de ley seca y los contrabandistas de alcohol en Estados Unidos. La traducción de la palabra significa literalmente la “pernera de la bota” que se refiere a la tradición de esconder la botella de licor ilegal en una bota.

Existen distintos factores que influyen al momento de que un comprador prefiera comprar un bootleg en lugar de un producto oficial. Para empezar, vale mencionar que el bootleg tiene toda una industria a sus espaldas. Hay cientos de fábricas trabajando día y noche en la manufactura de estos productos.

Esto genera diversos tipos de productos e historias que mueven a una cantidad importante de gente en el sector de los coleccionistas. Aquí influyen distintos factores como la tradición. En varios países, detrás de este mercado se esconden familias que crean muñecos de distintos personajes, éstos llaman mucho la atención de los fanáticos, sobre todo los que no son realizados con la intención de hacer una falsificación.

Es decir, existían figuras que eran creadas sin tener juguetes oficiales oficiales como referencia. Un claro ejemplo de esto son las figuras del luchador mexicano El Santo; los primeros muñecos de este peleador no nacieron con las grandes empresas, sino que fueron creados por jugueteros en pequeños negocios, lo que termina por darles un valor de arraigo muy especial.

Juguetes baratos

A esto también debemos agregar que hay personas que buscan los bootleg debido al ahorro que representan. En una primera instancia, estos juguetes son baratos pues suelen ser realizados con material de bajo costo. Aunque vale mencionar que algunos han tenido elevaciones en los precios; falsificaciones casi idénticas o se convierten en auténticas piezas de colección.

México se convirtió en un productor de muchos de estos muñecos

A mediados de los 70, en países como Estados Unidos y Japón existía un auge importante para las franquicias jugueteras de marcas como Star Wars, Mazinger Z, Godzilla y ThunderCats, entre otros. Fue así, que México se convirtió en un productor de muchos de estos muñecos que eran realmente caros para los bolsillos del ciudadano mexicano promedio.

De este modo y por fortuna para cientos de niños y coleccionistas de la época, los artesanos comenzaron a crear sus propias versiones de estos juguetes, imprimiendo un sello muy particular en sus creaciones y dotando a sus piezas de un alma única.

Fue entonces que los mercados, negocios ambulantes y bazares mexicanos se llenaron de figuras creadas de plástico duro, trapo o baquelita, de los personajes de las más diversas series y películas de la época. Entre las figuras creadas en México en la década de ochenta destacan algunos como un Mazinger Z gigante, el Mumm Ra de plástico soplado y el que podría ser el buque insignia del bootleg mexicano: el Darth Vader luchador, el cual tiene la cara del icónico villano y el cuerpo del enmascarado de plata, el Santo.

Los bootleg mexicanos se convirtieron en un auténtico rasgo de identidad dentro de la cultura mexicana. Comenzaron a ser percibidos como artesanías, pues los fabricantes invierten fuertes suma de dinero y una gran cantidad de tiempo para cubrir una demanda que nadie más atendía. Con el paso del tiempo, la piratería se fue expandiendo y comenzaron a llegar piezas directamente desde Japón, aunque seguían siendo muy caras. Esto ha hecho, que los juguetes de mercado sigan existiendo y se mantengan vigente en los consumidores mexicanos.

De esta forma, en México entendemos de una forma muy particular qué es un bootleg y los hemos popularizado al grado de que se han terminado por adherir como un elemento muy especial de nuestra cultura.

Redacción Noticieros Televisa