Ocuilan, México a 06 de enero de 2020.- Entre flores, veladoras, música y aplausos fue despedido el alcalde de Ocuilan, Félix Alberto Linares González, quien falleció el pasado sábado en un accidente aéreo en el estado de Morelos.
El domingo, el cuerpo fue velado en el domicilio del alcalde y, al mediodía de este lunes, el féretro fue trasladado a la explanada del Ayuntamiento donde ya los esperan cientos de pobladores.

Al ver el ataúd, la gente comenzó a llorar y, como parte de su despedida, arrojaron pétalos de rosas blancas, mientras la caja era cargada por familiares y amigos, seguido de mariachis quienes no pararon de cantar hasta que llegaron a una carpa que instalaron en medio de la plaza cívica.

Ahí, dos fotografías del alcalde figuraron junto al féretro y sobre éste una avioneta a escala, pues volar era una de las pasiones más fervientes de Linares González y donde pasó sus últimos minutos de vida.

El personal de ayuntamiento realizó una guardia en honor al edil; dijeron algunas palabras en las cuales destacaron su trayectoria y la lucha contra la tala clandestina. “Desde el lugar donde nos encontremos, Doctor Félix Alberto, nosotros lucharemos por continuar con tu proyecto que empezaste para ver a un municipio de Ocuilan próspero y progresivo como tú lo querías ver”, sentenció José Juan Camacho, secretario de este Ayuntamiento y quien por ahora quedará como encargado de la administración hasta que se decida si Vicente Rivera Fuentes asume el cargo de alcalde suplente.

Por su parte, Martha González Quintero, esposa del presidente municipal, pidió recordarlo como un hombre que amaba a su municipio y a su gente. “A final de cuentas él siempre se preocupó por su municipio, por cuidar los bosques porque esa era su pasión, tuvo muchos problemas por esa situación. Yo como su esposa les puedo decir que fue un hombre honesto y trabajador, preocupado siempre por la gente de pueblo”.

Vanessa Linares Zetina, hija de Félix Alberto, dedicó unas palabras que conmovieron a toda la comunidad que acompañó al último adiós del edil, pues aseguró que Ocuilan no volverá a tener un alcalde que ame a su tierra y por ello pidió que se le recuerde como un héroe. “Preparar el discurso de mi padre no fue fácil, entregarles ahora a ustedes su memoria y su legado duele, porque su vida se vio interrumpida fatalmente. Tengan por seguro que, el Doctor Beto, nunca quiso morir; su pasión era la vida, las alturas, volar como los gavilanes y adentrarse al infinito como los ángeles, esos, que estoy segura de que ahora lo han recibido y acobijan amorosamente”.

Pero, decir adiós a este hombre no solo fue difícil para la familia, amigos y compañeros ediles, así lo expresó José Méndez, jefe de departamento de incendios forestales en PROBOSQUE, quien compartió muchos momentos con Linares González para proteger los bosques de Ocuilan. “Se va un gran hombre, un gran hombre que luchó por la protección del medio ambiente, una gran pérdida para este municipio, un gran líder que supo dirigir bien las cosas en su municipio y que ahora lamentamos esta gran pérdida”.

Incluso, pobladores no contuvieron el llanto el cual no cesaron desde que se enteraron de esta noticia el pasado 4 de enero; pensaron que se había tratado de una noticia falsa o un malentendido, sin embargo, ayer tuvieron de frente el ataúd con los restos de su alcalde. “Era un buen presidente que quería a su gente, a su pueblo. Yo lo voy a recordar siempre”, manifestó Margarita, habitante de este municipio.

Al finalizar este homenaje comenzó el último recorrido del alcalde por las calles de esta localidad; su féretro fue cargado en hombros por familiares, amigos y pobladores, quienes lo trasladaron hasta el panteón municipal; ahí, las lágrimas cayeron al ataúd al mismo tiempo que arrojaban tierra y flores en lo que será la última morada de Félix Alberto Linares González.

Por Carlos Martínez

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook