Miembros de la Junta Directiva del INE afirmaron que renovar la presidencia cada tres años lo sometería a una carga política adicional y pondría en riesgo su autonomía.

Reducir el periodo del presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), junto con a otras iniciativas, son una clara e injustificada intromisión que violenta la autonomía de la autoridad electoral, aseguraron titulares de las direcciones ejecutivas y unidades técnicas.

A través de un pronunciamiento, los miembros de la Junta General Ejecutiva respaldaron el nombramiento por nueve años de Lorenzo Córdova Vianello como consejero presidente, por considerar que este periodo se basa en un periodo transexenal que garantiza su autonomía.

“Hoy se busca la disminución de ese periodo para afectar la conducción del árbitro electoral, lo que atenta directamente contra su autonomía. Un árbitro independiente y autónomo es la mejor garantía para la recreación en paz de la democracia”, detalla el pronunciamiento.
Los funcionarios, aseguraron que renovar la presidencia del INE cada tres años y previo a cada proceso federal desestabilizaría y sometería el proceso a una carga política adicional por el nombramiento.

Frente a ello, estimaron que esta iniciativa es una flagrante violación a la autonomía del INE plasmada por el propio Legislativo en la Constitución Política del país, por lo que rechazan la propuesta y reivindicamos la labor profesional y el compromiso democrático de las y los consejeros electorales.

La Junta General Ejecutiva es la encargada, entre otras cosas, de coordinar y supervisar la ejecución de las Políticas y Programas Generales del Instituto, y coordinar las actividades de las Direcciones Ejecutivas.

Ante este panorama, aseguran, emiten su preocupación por un eventual rompimiento de la continuidad de la función institucional; ya que consideran que la iniciativa pone en riesgo la independencia e imparcialidad con que se debe conducir la autoridad electoral.​

Redacción Milenio

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook