Mexiquense crea biodigestor a base de heces de perros, un producto único en México.

Zinacantepec México a 27 de noviembre del 2019.- Ángel Cruz, ciudadano de Zinacantepec ha logrado crear un biodigestor para heces de perros con el que puede crear biogas y biol para utilizarlo en huertos como abono.

Aunque no es el único creador de estos biodigestores es un hecho que este producto natural y ambiental es patentado en México y Ángel decidió iniciar este proyecto luego de servir como voluntario a albergues caninos en los que se percató que la cantidad de desechos orgánicos que generan los perritos al día es alta y la forma en la que se deshacen de ellos, de manera ambiental, es la menos adecuada, comenzó con una ardua investigación y experimentación lo que nació como un proyecto escolar se convirtió en una alternativa para ayudar a cuidar el planeta.

El proyecto de Ángel inició hace tres años como un trabajo escolar que surgió por la problemática que observaba en los albergues caninos a los que asistía como voluntario, en estos sitios, recordó que es muy común que las excretas de los perros se encostalen y los depositen en rellenos sanitarios, no obstante, la producción de gas metano que se genera por los desechos de animales que el exterior provoca un riesgo de salud grave.

Con una amplia investigación y aunque todo lo recopilado señalaba que no se podría generar gas ni biol con los desechos de animales carnívoros, decidió utilizar el mismo mecanismo con heces de perro, el resultado fue satisfactorio.

“Las excretas caninas sirven como un combustible para el biogas y como un fertilizante como es el biol. De ahí nació el proyecto de los biodigestores con heces de perros”

informó.

En su investigación observó que con las excretas de los perros en un tiempo de 15 días se comenzó a generar gas y en cuanto comenzó a llenarse el nivel, se formó el biol.
A pesar de los beneficios que genera, la mayor problemática a la que se ha enfrentado es la poca empatía por cuidar el ambiente y reutilizar los desechos orgánicos.

Ángel aseguró que es un proyecto sustentable, hecho a base de materiales reciclados, a bajo precio porque la construcción de un biodigestor oscila entre los mil 800 y 2 mil 500 depende del tamaño y con las medidas de mantenimiento dura muchos años, aseguró.

Además de la producción de los biodigestores de heces caninas imparte cursos a grupos de 10 personas que los soliciten a través de redes sociales en las que lo encuentran como Ángel Cruz, en esta actividad arman algunos mecanismos que al final se rifan entre los asistentes.

Guillermo Guadarrama

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook