La senadora opositora Jeanine Áñez asumió este martes la presidencia de Bolivia en «sucesión constitucional» del dimitido Evo Morales, pese a las dudas sobre si la Asamblea Legislativa Plurinacional contaba con quórum para instalar la sesión.

«Ante la ausencia definitiva del presidente y vicepresidente, como presidenta de la Cámara de Senadores, asumo de inmediato como presidenta del Estado», dijo Áñez en una sesión relámpago que duró unos pocos minutos.

Como vicepresidenta segunda del Senado, Áñez considera que recae en ella la responsabilidad de asumir la presidencia por las renuncias de Evo Morales y la cúpula de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

La Constitución de Bolivia establece que en ausencia de presidente y vicepresidente, el siguiente en la línea de sucesión es la presidenta del Senado y luego el presidente de la Cámara de Diputados.

La acción contó con el apoyo tanto del expresidente Carlos Mesa, candidato en las elecciones del pasado 20 de octubre, como Luis Fernando Camacho, líder cívico de Santa Cruz y prominente voz cantante en las protestas.Quizás también te interese

Pero la sucesión tiene que ser formalizada en el Congreso y la ausencia de los parlamentarios del partido de Evo Morales que contaban con mayoría de dos tercios, hacía pensar que había quórum y por tanto no podía haber sesión.

La mayoría de los asambleístas del partido del mandatario saliente no hicieron caso de la convocatoria a sesionar y señalaron que no estaban dadas las garantías para hacerlo.

Evo Morales llega a Mexico
Morales aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México pasados unos minutos de las 11:00, hora local.

Así, durante todo el día, el país estuvo pendiente a la realización de una sesión especial para aceptar las cartas de renuncia de Morales y García Linera.

Ante tal situación, de manera sorpresiva, los partidos de oposición se instalaron en sus curules y posesionaron a Áñez.

La sesión, que duró apenas unos minutos, fue concluida con de una estruendosa ovación y se escucharon petardos en varias calles del país, informó el periodista de BBC Mundo, Boris Miranda.

Áñez se trasladó de inmediato al Palacio Quemado, que está a unos metros del Legislativo, y entró con una Biblia y entonó el himno nacional.

En sus primeras palabras después de ser posesionada, indicó que llamaría a nuevas elecciones tan pronto sea posible.

Bolivia vive sumida en una profunda crisis política desde las elecciones del pasado 20 de octubre. Las autoridades han reportado al menos siete muertos y cientos de heridos.

Morales, quien llegó a México este martes, renunció el domingo tras la «sugerencia» del alto mando militar y después de las «irregularidades» detectadas por la Organización de Estados Americanos (OEA) en los comicios de octubre.

Redacción BBC News

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook