Son 10 funcionarios bajo investigación; Secretaría de la Función Pública advierte que los que hayan cometido anomalías serán sancionados, incluso con cárcel

Ciudad de México.- Por posibles irregularidades en el uso de programas sociales federales, 10 de los llamados «superdelegados» de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) están siendo investigados por la Secretaría de la Función Pública (SFP), reveló ayer la titular de esta dependencia.

Durante su comparecencia ante la Cámara de Diputados por el Primer Informe de Gobierno de AMLO, Irma Eréndira Sandoval, dio a conocer que hasta el momento han sido interpuestas 12 denuncias por anomalías respecto a los programas asistenciales.

A esta docena de procesos se suma la investigación contra el exdelegado en Jalisco, Carlos Lomelí, quien renunció en julio pasado, tras ser acusado de anomalías en contrataciones para la adquisición de medicamentos por parte de sus empresas.

Sandoval aseguró que están combatiendo la impunidad «sin filias, ni fobias», por lo que se investiga tanto a servidores públicos de la administración actual como a los de anteriores sexenios que ya tenían abiertos procesos legales.

La titular de la SFP sentenció que todo aquel servidor público que sea encontrado culpable o incluso sólo con indicios de responsabilidad administrativa será severamente sancionado, ya que el mal uso de los programas sociales se tipifica como delito grave.

Al respecto, subrayó que la legislación contempla prisión oficiosa para este delito.

Sandoval informó a los diputados que están en marcha auditorías a programas sociales como Sembrando Vida, Servidores de la Nación, los apoyos a hijos de madres trabajadoras, el de ayuda a adultos mayores y el de atención a personas con discapacidad.

Agregó que las auditorías de obra pública han arrojado 119 observaciones por más de 17 mil millones de pesos, 69 de las cuales están vinculadas al llamado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Texcoco) por más de 16 mil millones de pesos.

¿Y MANUEL BARTLETT?

Durante la sesión, la Secretaria de la Función Pública fue recibida por diputados de oposición (principalmente del PAN) que portaban máscaras con la imagen de Manuel Bartlett, Director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Esta acción fue para reclamar a la funcionaria lo que consideran una falta de resultados en las investigaciones contra el titular de la CFE, denunciado por presuntamente ser propietario de 23 casas y ser accionista en 12 empresas.

Sandoval refirió que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) entregó ya información de las declaraciones fiscales de Bartlett y que ya se solicitaron los reportes sobre la situación patrimonial del funcionario a la Contraloría de la Ciudad de México.

Sobre la investigación que realiza SFP contra diez superdelegados, López Obrador afirmó:

«Es una denuncia que se está desahogando. Deben tener cientos de denuncias. No solo son diez, pero tienen que ver con el gobierno federal y todos retomaron el caso»

Redacción ABC

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook