Ofrecieron un espectáculo singular con vestuario y escenario típico de Rusia, interpretando melodías clásicas que emocionaron a los presentes.

Metepec, México; 18 de octubre de 2019.- Público del Festival Quimera, disfrutó de un viaje por Rusia a través de la música que magistralmente interpretó el ensamble “Arco & Lira” en el escenario de la Plaza Benito Juárez.

Con 10 años desde su creación, la agrupación encabezada por los hermanos Masha y Petr Nevelitchki, ofrecieron un espectáculo singular con vestuario y escenario típico de Rusia, interpretando melodías clásicas que emocionaron a los presentes.

El grupo compuesto por músicos profesionales del país más grande del mundo, invadió el auditorio de majestuosa voz, acompañada de piano, violín, salterio, balalaika, balalaika bajo y violonchelo, dejando sonar acordes de folklor, valses de grandes compositores y canciones que fueron famosas en el siglo XX.

Arco & Lira Clásica, tiene en su haber cinco grabaciones, una de ellas hecha en México, lo que ha sido, de acuerdo a la directora del Ensamble, un orgullo que exalta el amor a este país que los ha recibido con los brazos abiertos en todo momento.

El festival Internacional de Arte y Cultura Quimera 2019, organizado por el gobierno municipal que preside la alcaldesa Gaby Gamboa Sánchez, es el espacio de excelencia para disfrutar de las manifestaciones de las bellas artes, entre ellas, la literatura que en esta ocasión recibió a la poetisa originaria de Juchitán, Oaxaca, Irma Pineda Santiago.

La poesía zapoteca llegó al Museo del Barro en voz de la primera indígena mexicana con representación en la Organización de las Naciones Unidas, quien explicó como a principios del siglo XX los gobernantes intentaron desaparecer las lenguas indígenas pero en estos se registra una etapa de orgullo y reivindicación.

«La lengua es parte de nuestro equipaje que siempre va con nosotros y se adapta», expresó Irma Pineda, quien además compartió varios de sus poemas en lengua indígena y español.

«Te espero desde el día que te marchaste… sé que vendrás con los vientos de octubre», es un fragmento de uno de los poemas que fueron escuchados por los asistentes.

Recordó que la literatura, poesía y música, entre otros, «permiten mantener vivas» a las 68 lenguas existentes en México así como a sus 364 variantes. Reconoció que sin el respaldo de una política pública de estado, difícilmente se podría mantener una lengua viva.

En este sentido mencionó que a principios del siglo XX (con Vasconcelos) la violencia contra los hablantes de alguna lengua indígena fue brutal, ya que el gobierno realizó todo tipo de acciones para que los millones de hablantes lo dejaran de hacer, pero hoy se registra una etapa de orgullo y reivindicación.

Prueba de ello, dijo, son las clases de zapoteco que se imparten en comunidades de Estados Unidos donde hay una fuerte presencia de oaxaqueños y las agrupaciones de Rock, Ska y Hip hop, entre otros, que jóvenes indígenas han formado para cantar en su propia lengua.

En la octava jornada del evento cultural, considerado entre los más importantes del país, se presentó la joven promesa de la música popular mexicana, Leila Vargas, que con 10 años de trayectoria, la originaria del municipio mexiquense de Nicolás Romero, ha demostrado su talento en diversos foros y concursos estudiantiles donde ha obtenido premios importantes gracias su talento, magistral y educada voz de donde se desprenden canciones rancheras con un sentimiento único que invade al público que la escucha y admira como fue el caso de las personas que se dieron cita en el foro de las Escalinatas del Calvario.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook