“octubre se viste de rosa, pues es el mes en el que la sensibilización por la lucha contra el cáncer de mama está presente a escala internacional”

A propósito de ello, destacar que tan sólo en México se observan 16 defunciones por cada 100,000 mujeres de 20 años y más, esto según el INEGI en la “Estadística a propósito del Día Mundial contra el Cáncer” (4 de febrero, 2018).  Una de las principales causas de muerte de las mujeres, es justamente este padecimiento, donde las células comienzan a crecer anormal y descontroladamente, las cuales se localizan en las mamas y en los conductos que llevan la leche hacia el pezón o en las glándulas que producen la leche. Por ello tiende a ser más frecuente en las mujeres.

Uno de los principales programas de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, había sido (hasta 2018) promover la prevención y el control del cáncer de mama, englobando su operatividad en cinco grandes áreas; prevención, detección, evaluación adicional, diagnóstico y Tx Oncológico.  Las primeras tres en términos particulares, son sencillas de realizar para los especialistas, sin embargo, el “diagnóstico y el Tx Oncológico” son, de los procedimientos más rigurosos y sobre todo difíciles de llevar tanto para las instituciones de salud, como para las personas que sufren esta enfermedad.

Para realizar un diagnóstico claro, es necesario contar con centros de evaluación diagnostica con toma de biopsia, y UNEME- DEDICAM (Unidad de Especialidades Médicas para la Detección y Diagnóstico del Cáncer de Mama), las áreas de evaluación de estas unidades de especialidad buscan “Establecer o excluir de manera oportuna y confiable, la presencia del cáncer de mama cuando se identifiquen anormalidades en la exploración clínica o en la mastografía de tamizaje”. Dichos centros que desde 2009 iniciaron sus primeras construcciones, y sus programas rigurosos otorgan relevancia a la labor que se realiza en estas instalaciones.

Y bien, ¿a qué viene a colación lo anterior?; en retrospectiva, la anterior administración Federal daba pasos firmes en prevenir, atender y tratar patologías como la que ya se ha mencionado; y bajo un análisis rápido podemos destacar que en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el Ejercicio Fiscal 2018, se  programaba un total de 220, 121, 385  pesos (entre ingresos fiscales y propios), asignados al Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), una cifra considerable por tratarse de dar continuidad a la atención médica de enfermos oncológicos, ya que atiende a 900 casos nuevos de cáncer de mama, cada año. ¡NÓTESE LA IMPORTANCIA!

Fernanda Salazar

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook