Algo que seguramente no todos harían sería ponerse a mandar mensajes mientras se va a exceso de velocidad.

ESTADOS UNIDOS.-Lo menos que alguien podría hacer durante una persecución es poner atención en el camino para evitar obstáculos y accidentes.

Y algo que seguramente no todos harían sería ponerse a mandar mensajes mientras se va a exceso de velocidad.

Pero siempre hay una excepción.

En el área de Huntington Beach, en California, Estados Unidos, la policía perseguía a un motociclista alrededor de las 9.40 de la noche, el sábado pasado, por una de las avenidas principales.

Lo que más llamó la atención e impactó a todos fue la manera en que a dos cientos kilómetros por hora el sujeto sacó un celular, soltó el volante y comenzó a chatear.

A los pocos segundos lo regresa a su bolsa y continúa su camino. Para su fortuna, la policía no lo alcanzó y logró perdersere.

Excélsior 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook