Al padecer cáncer, su hijo de 63 años necesitaba ser trasladado a realizarse unos exámenes de sangre, por lo que su padre no dudo en acompañarlo

En Rode Island, Estados Unidos, un abuelito de 96 de edad fue llamado a la corte para recibir su sentencia luego de conducir a exceso de velocidad en una zona escolar.

Acusado por poner en riesgo la vida de las personas, este abuelito llamado Víctor Coella, se presentó de manera formal a recibir su sentencia, y sin ayuda de ningún abogado declaró que la información proporcionada al juez, Frank Caprio, no era del todo cierta.

Insistiendo en que él solamente conducía en casos de extrema necesidad y siempre haciéndolo con muchísima precaución, Víctor Coella explicó que en aquella ocasión había tomado su auto para llevar a su hijo al hospital.

FILE – In this Aug. 10, 2017 file photo, Providence Municipal Court Judge Frank Caprio sits on the bench in Providence, R.I. The television program featuring the 81-year-old judge, who made a splash on social media, is going national. The producers of the local show «Caught in Providence» have struck a deal with FOX Television Stations to air the show in major media markets starting in the fall of 2018. (AP Photo/Michelle R. Smith, File)

Al padecer cáncer, su hijo de 63 años necesitaba ser trasladado a realizarse unos exámenes de sangre, por lo que su padre no dudo en acompañarlo y pasar por la mencionada zona.

El atónito Frank Caprio, luego de escuchar la explicación, reprendió a Coella y lo acusó de estarle “tomando el pelo”. El abuelito, un poco espantado y con los ojos acuosos, insistió en su defensa y aclaró al juez que no le estaba gastando ninguna broma.

Pensando en lo que había escuchado, Caprio asumió con suma seriedad su autoridad y felicitó a Víctor, diciéndole que era un buen y gran hombre por seguir preocupándose por su familia aunque tuviera 90 años de edad.

Reconociendo el esfuerzo del abuelito, la conmoción de los testigos no se hizo esperar, e incluso Coella quedó sorprendido por las palabras del juez. 

Éste retomó la conversación y señaló a un hombre sentado junto al estrado. “Es mi hijo y usted le está dando un muy mal ejemplo”, dijo Caprio.

Me está mirando y queriendo decir “papá, cuando tú tengas 90 años vas a conducir por mí”, siguió el juez, quien confesando que Coella estaba ejerciendo “mucha presión” sobre él, terminó por rechazar el cargo por el que el abuelito estaba inculpado.

En redes sociales, se comentó que esta no es la primera vez que Frank Caprio toma este tipo de decisiones, ya que el juez de 80 años en otras ocasiones ha tomado con humor y destreza situaciones similares.

NOTICIEROS TELEVISA 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook