Las principales críticas en contra de El Rey León son el fotorrealismo y su ineficacia. Jon Favreau y los animadores se esforzaron tanto por hacer que los animales se vieran como en la vida real, que los dejaron sin la mínima capacidad de expresión. 

Con apenas unos cuantos días en cartelera, El rey león – 40% ya ha logrado reunir US$ 595 millones. Cuando se anunció esta película rápidamente supimos que se convertiría en un éxito para Disney, sin embargo, ha estado recibiendo algunas críticas por parte del público y los especialistas.

Uno de los inconformes con el resultado es Tony Bancroft, quien en 1998 co-dirigió Mulán – 86%; el animador ha externado su descontento en Twitter y no son pocos los que concuerdan con él.

Bancroft no es ningún novato en el mundo de la animación, entre sus trabajos más destacados podemos encontrar La Bella y la Bestia – 71%, película en la cual estuvo a cargo de cuidar los detalles de Din Don; en Aladdín – 94% fue el animador de Iago; en Las Locuras del Emperador – 85% trabajó con Kronk; y en El Rey León – 91% de 1992 le dio forma a los movimientos de Pumba, es decir, el señor sabe muy bien de lo que está hablando al momento de juzgar una película como el remake de las aventuras de Simba.

En su cuenta de Twitter, Tony Bancroft ha colocado un mensaje que seguramente cala a ciertos involucrados en la nueva El Rey León, aunque no lo admitan.

A pesar de que la película está ganando millones de dólares en todo el mundo, los fans y los críticos no se han dejado seducir del todo y han vertido en redes sociales sus comentarios en contra de la producción. Esta fue la reacción de Tony:

Las principales críticas en contra de El Rey León son el fotorrealismo y su ineficacia. Jon Favreau y los animadores se esforzaron tanto por hacer que los animales se vieran como en la vida real, que los dejaron sin la mínima capacidad de expresión. 

En la película animada el público logró reaccionar a la trágica muerte de Mufasa o a la alegría de Hakuna Matata precisamente porque los personajes involucrados se encargaron de transmitirnos los sentimientos con sus rostros.

En El Rey León de 2019 las cosas no son así y la película se siente como algo vacío, algo surgido de la ambición de hombres poderosos que buscan llenarse los bolsillos con un relato que debió permanecer en los años noventa.

Pero aunque Disney se de cuenta de estas críticas, su necesidad por seguir reproduciendo reboots, remakes, live-actions, etcétera, siempre será más fuerte que el valor de las historias originales. Tristemente la compañía pondrá en primer lugar las ganancias, así funcionan los negocios y así será hasta que los días lleguen a su final.

TOMATAZOS

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook