Playa del Carmen. — Es sábado al mediodía. En algunas de las principales playas del Caribe mexicano, los camastros y palapas de hoteles y restaurantes lucen vacíos debido al arribo masivo del sargazo.

La imagen de estas playas de arena blanca y agua color turquesa comienzan a limitarse a la memoria colectiva, en las postales de los puestos de souvenirs y en la abundante publicidad que invita a turistas de todo el mundo a pasar unos días en un paraíso que ahora es inexistente.

El sargazo es una macroalga marina, parda, que flota en la superficie mar. Sirve como alimento y refugio a algunas especies en el océano; sin embargo, estudios de la Universidad de Galveston, en Texas, y la Universidad Nacional Autónoma de México (Notimex 05-29-2019) señalan que la llegada masiva del sargazo a las playas de Quintana Roo, y otras regiones en México, debe entenderse como un desastre ambiental de carácter antropogénico, correlacionado a vientos y corrientes marítimas, así como al vertimiento de aguas residuales al océano y, por supuesto, al cambio climático.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook