Siguiendo con la moda de los Live Actions, este fin de semana estrenó a nivel mundial la que podría considerarse como la película más icónica de Disney, nos referimos a El Rey León

Siguiendo con la moda de los Live Actions, este fin de semana estrenó a nivel mundial la que podría considerarse como la película más icónica de Disney, nos referimos a El Rey León, filme que  estrenó su versión animada en 1994 y que regresa 25 años después a las salas de cine con esta versión de carne y hueso. 

Dirigida por Jon Favreau y musicalizada por Hans Zimmer, este Live Action es una calca de la primera versión, se nota que analizaron fotograma por fotograma y simplemente lo recrearon de manera digital. 

Animación que simplemente es exquisita por su calidad y cuidado en los detalles tanto de los paisajes como en los animales. Parte de este logro es posible gracias a la buena fotografía, la cual estuvo a cargo de Caleb Deschanel quien ya tiene bastante camino recorrido en la industria del cine.

THE LION KING Florence Kasumba, Eric André and Keegan-Michael Key as the hyenas, and Chiwetal Ejiofor as Scar

Por otro lado, Hans Zimmer fue el encargado una vez más de musicalizar las canciones que se volvieron himno en 1994, sin embargo pese a ser la misma persona, en esta ocasión las partes musicales se quedaron cortas. Y qué decir de la sustitución de la pieza maestra de “Busa” cuando Simba corre por el desierto para recuperar lo que es suyo, por la canción “Spirit” interpretada por Beyoncé, de manera personal arruinaron el momento. 

Algo que también dejó mucho que desear fueron las interpretaciones de los personajes, pues desde que los cachorros son jóvenes la interpretación se siente un tanto plana y forzada, las cuales estuvieron a cargo de Shahadi Wrigt Joseph y JD McCray.

En cuanto a los adultos, si sus interpretaciones no son malas, tampoco tienen ese toque mágico que los caracterizaba en 1994. Simba interpretado por Donald Glover carece de fuerza, no se siente el coraje que lo impulsa a regresar a la roca del rey. Nala por otro lado, si bien cobra mucho más protagonismo en esta versión, le sigue faltando ese realismo que hace que simplemente escuchemos como Beyoncé lee los diálogos. 

En el caso de Scar, la interpretación es más rescatable, sin embargo a Chiwetel Ejiofor, le faltó ponerle un poco más de esa villanía que caracterizaba al personaje animado, las hienas por su parte son un poco más malévolas en esta versión pero no desagradan.

Contrario a esto el personaje de Mufasa, vuelve a estar en manos de Earl Jones quien sí logra transmitir esa esencia que caracterizó al rey en la versión animada. 

Sumado a esto, los personajes de Rafiki y Zazu estuvieron bastante bien, aunque los que se llevan la corona en la película es el dúo cómico de Timón y Pumba, que en esta versión Seth Rogen, Billy Eichner supieron impregnarle un toque muy especial que derivó en un resultado muy favorable.

A pesar de todos los errores que pudiera tener esta versión, sin duda alguna hay que aplaudir el trabajo de producción pues mientras corría la película era como si estuviéramos viendo un documental de National Geographic. 

Y qué decir de la secuencia en el cementerio de elefantes, así como el time lapse del cielo. Pero si tuviera que elegir la mejor escena del filme de manera particular me quedo con la batalla entre Simba y Scar, una escena poderosa visualmente.

En conclusión a pesar de que esta versión fue buena, jamás podrá superar a la versión animada que desde el primer momento nos enamoró, nos hizo reír y también llorar.

PROS: 

•La animación es exquisita 

•El cuidado de los detalles es muy bueno 

•Los planos secuencia bien elaborados 

•Timón y Pumba los mejores personajes 

CONTRAS:

•Fue una calca del filme y no aporta originalidad 

•La interpretación de los personajes principales se quedó corta 

•Las canciones no fueron lo suficientemente buenas

Le damos 🍿🍿🍿/5

@MariaCinefila

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook