Amatl es una alternativa ecologica sus productos tiene un período de degradación de 12 meses

Ciudad de México, 02 de julio de 2019. Estudiantes de la Universidad del Valle de México Campus Puebla, diseñaron utensilios desechables ecológicos, que al ser elaborados con papel mineral son fotodegradables, plegables, impermeables y reutilizables, ya que la materia prima a emplear es antigrasa y antihongos.

En el marco del Día Internacional libre de Bolsas de Plástico que se celebra el 03 de Julio, Dulce Fernández Guevara integrante del proyecto Amatl -papel en Náhuatl-, recordó que, en México, diariamente se producen alrededor de 90 mil toneladas de basura, entre papel, cartón, plástico y poliestireno -unicel-, desechos que terminarán su proceso de degradación en aproximadamente 500 años.

Ante esta situación, Dulce y sus compañeros Emmanuel Silva Bueno, Diego Arturo Olivares Contreras, Leonardo Gutiérrez Gutiérrez y Dania Aimé Escalada Terán -todos estudiantes de la Licenciatura de Diseño Gráfico-, realizaron el diseño y el proceso para convertir el papel mineral en platos, como una alternativa ecológica para la producción de utensilios desechables.

Los productos desechables de Amatl son bolsas para llevar comida, platos planos, hondos y conos para tomar agua. Son fáciles de transportar en cualquier bolsa o mochila, ya que, para guardarlos, se pueden plegar hasta quedar tan delgados como una hoja.

Dulce Fernández señaló que ya comercializan estos utensilios, principalmente en el estado de Puebla, lugar donde radican, pero tienen planes de ampliar su distribución.

La presentación de cada producto Amatl es un paquete de 50 piezas, el precio por pieza varía de un peso con cincuenta centavos hasta seis pesos con cincuenta centavos.

En tanto, Diego Olivares, integrante del equipo Amatl, destacó que una de las ventajas de estos productos es que la materia prima es 80% de carbón cálcico y 20% de resinas no tóxicas, por lo que tiene un periodo de degradación de 12 meses.

Al exponerse al sol, este material vuelve a su estado original -se convierte en piedra-, no necesita agua, ni composta para su descomposición, mientras que otros productos desechables ecológicos requieren un proceso complejo como composta industrial o trituración.
Agregó que el material cuenta con la certificación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), por lo tanto, no es tóxico y es apto para utilizarlo como recipiente de alimentos.

Por otro lado, los estudiantes de Diseño Gráfico expusieron que integrarán a su equipo de producción a otros estudiantes de cualquier institución que necesite un ingreso para sostener sus estudios.

A decir de los integrantes de Amatl el diseño de sus utensilios es simple, estético y con figuras que representan confianza.

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook