Las lluvias no sólo causan inundaciones, también… miedo.

De acuerdo con expertos, las fallas en la planeación de la Capital han provocado que las precipitaciones provoquen mayores problemas para los capitalinos.

Ruth Delgadillo, directora de Capacitación y Psicología de la organización Confianza e Impulso Ciudadano, explicó que las personas presentan enojo, angustia, ansiedad, inestabilidad emocional, temor, pánico y crisis nerviosas cuando comienza la época de lluvias.

Esto se debe a que han experimentado algún tipo de trauma o complicación, al quedarse varados en el transporte o en sus coches; incluso, perder su patrimonio o hasta arriesgar su vida para enfrentar los daños por precipitaciones.

«Con las lluvias viene esa sensación de no tener el control, de visualizar la vida en peligro o hasta la dificultad de llegar a casa y que eso te lleva a una sensación de inseguridad, vulnerabilidad y miedo», explicó Delgadillo.

«Es grave que veas afectada la posibilidad, incluso, de llegar a tu casa y que ves que las lluvias están por presentarse. Llega una sensación de angustia y temor, y peor si son repetidas porque no ves solución».

A su vez, Naxhelli Ruiz, investigadora de Geografía Social del Instituto de Geografía de la UNAM, explicó que a la CDMX la afecta el fenómeno llamado isla de calor.

«Calienta el aire del entorno urbano de una manera diferente en la que lo hace en bosques en la periferia y ese efecto atrae más lluvias. No es una cosa perceptible ni que todo el tiempo ocurra, es en promedios», dijo.

Ruiz atribuyó gran parte de las inundaciones y problemáticas que siempre se presentan en la Capital a la deficiente y desactualizada infraestructura, al antiguo y saturado drenaje y a un suelo poco permeable.

«Es real que haya un cambio en el régimen de las lluvias, pero eso tiene que ver no con que haya cambio climático global, sino con un efecto en la forma en la que se construyen las ciudades», destacó.

Víctor Magaña, investigador del Instituto de Geografía de la UNAM, urgió coordinación de Alcaldías, la CDMX y del Estado de México, ya que si llueve en algún punto, se inunda en otro.

«Que el discurso se convierta en gobernanza», indicó el experto en rendición de cuentas y transparentar gastos y acciones concretas, con resultados a largo plazo de posibles soluciones.

Sólo así, dijo, podría reducirse la percepción del miedo y riesgos cada que llueve.

El Big Data

Reforma

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook