Omite el Congreso registrar cabildeo

Omite el Congreso registrar cabildeo Omite el Congreso registrar cabildeo Omite el Congreso registrar cabildeo

La mesa directiva que preside el diputado del PT, José de Jesús Martín del Campo, omitió elaborar el registro de los cabilderos que se dedican a reunirse con diputados locales para tratar de influir en la elaboración de leyes.

Los cabilderos son representantes de personas físicas o morales y debieron ser registrados a través de una convocatoria que emitiera el Congreso de la Ciudad, preferentemente, al inicio de la Legislatura, según el Artículo 473 del Reglamento, pero tras casi nueve meses, el padrón permanece en blanco.

Esta actividad está regulada y reconocida en la Ley Orgánica del Congreso, en la de Transparencia y Acceso a la Información Pública y en el Reglamento interno de los legisladores, pero, en la práctica, los cabilderos pueden reunirse sin dejar huella con los congresistas.

“Servicios Parlamentarios me dicen que ya elaboraron un proyecto (para registrar a los cabilderos) que presentaron a consideración del Presidente de la Mesa Directiva, pero hasta ahorita a la mesa directiva no nos han hecho llegar absolutamente nada”, explicó la vicepresidenta de la mesa y diputada del PAN, Margarita Saldaña.

“El problema que existe es que se recargan todas las atribuciones de la mesa directiva y quedan discrecionalmente sobre el presidente (Martín del Campo), es decir, no actúa la mesa directiva como un cuerpo colegiado, el único que tiene la facultad es el presidente”, reprochó la legisladora.

Pese al subregistro de estas actividades, algunos diputados sí transparentan sus reuniones con representantes de empresas, organizaciones civiles o vecinales, o dejan registro en sus dictámenes de las reuniones y argumentos vertidos durante el cabildeo.

Por ejemplo, la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios empujó una corrección al Código Fiscal que se aprobó el 31 de mayo.

En otros casos, como en la reforma al Artículo 60 -que protegía a los invasores de predios- de la Ley Constitucional de Derechos Humanos, cientos de opiniones fueron enviadas a la Comisión de Derechos Humanos del Congreso local y, según diputados, hubo reuniones con representantes de diversos sectores.

“Hay una serie de cuestiones que se deben de transparentar, es importante en un momento dado tener este padrón, que sean totalmente identificables, qué temas trabajan, en qué comisiones están y hasta dónde llega su relación con las personas a las que representan o en qué calidad se desempeñan como cabilderos”, añadió Saldaña.

En contraste, la Cámara de Diputados sí tiene un registro de 473 cabilderos publicado en su portal de internet.

Reforma

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News