Un empresario incómodo para Cuauhtémoc Blanco

09-05-2019 hace 1 semana

Alejandro Zhadow

Jesús García Rodríguez, de 57 años, murió en las mismas circunstancias que su hijo Juan Manuel García Bejarano.

Ambos fueron acribillados por un sicario solitario que fue detenido, frente a tumultos de personas, cámaras de vigilancia y policías que a la postre realizaron las capturas.

Ambos personajes tuvieron diferencias con las administraciones de Cuauhtémoc Blanco.

El hijo las tuvo en los convenios para realizar la Feria de Cuernavaca en su edición 2017, en donde surgió una cadena de acusaciones de corrupción, entre empresarios y regidores, que salpicó al Edil Cuauhtémoc Blanco, entonces aspirante a la Gubernatura.

Jesús García, padre del empresario asesinado García Bejarano, acusó en marzo de 2018 al Cabildo de Cuernavaca de cometer actos de corrupción en la concesión de la verbena.

García irrumpió en la sesión de regidores para exigir un millón 300 mil pesos que pagó junto con su hijo para el manejo de la Feria de la Primavera 2017 y los acusó de haber recibido moches de la empresa Dicasa Espectáculos, a quien primero asignaron la concesión.

A su vez, el regidor de Turismo y Desarrollo Económico, Jorge Dada Guerrero, dijo que los convenios del acto se firmaron de manera directa entre el Alcalde Cuauhtémoc Blanco y la familia García.

Jorge Dada Guerrero

El padre del empresario ejecutado amenazó ayer a Dada con "romperle la madre".

El regidor explicó que en noviembre de 2016 se conformó una comisión para encargarse de los procedimientos para designar al organizador de la Feria de la Primavera y que ésta realizó una convocatoria abierta.

"Se presentaron tres empresarios, la familia García no concursó, la comisión designó a la empresa (Dicasa) como la organizadora y resulta que Juan Manuel (García) da rueda de prensa para decir que son ellos los organizadores por un convenio directo con el Alcalde (Cuauhtémoc Blanco)", dijo en entrevista.

"Blanco no respetó la decisión de esa comisión y de otras. A inicios de 2017, en un acercamiento con el Alcalde nos pide (a los regidores) que pudiéramos reconocer el convenio firmado con los García, estuvo ahí presente el representante de la empresa (Dicasa), estaban preocupados por los tiempos de la Feria y no avanzaban".

Indicó que lo que se intentó fue frenar una demanda de Dicasa al Ayuntamiento por incumplimiento, pues la comisión organizadora de la Feria ya le había dado la concesión.

Entonces, la empresa pidió un reembolso por concepto de anticipos que ya había hecho con varios artistas y por publicidad.

Dada recordó que la familia García pagó un millón 300 mil pesos a esa compañía para terminar con el tema, lo que evitó la demanda y que asumieran la organización del evento.

"Después de que matan al hijo, la Feria arrancó, pero por una semana, después quedó clausurada, a partir de ahí Jesús García pide su millón 300 mil que pagó a Dicasa", comentó el regidor.

Afirmó que aunque los convenios de los García fueron directos con el Alcalde y la empresa, el Cabildo intenta trabajar para que le sea reembolsada una parte al quejoso.

En tanto, tras la irrupción al Cabildo por parte del empresario Jesús García, los regidores de Cuernavaca alistan una denuncia de hechos en su contra por amenazas.

García señaló en diversas ocasiones a Dada y en videos difundidos en redes sociales se escucha que "le va a partir la madre".

"Con el dinero, los regidores se fueron de crucero y compraron autos", dijo el empresario García en entrevista luego de los hechos.

De acuerdo con las investigaciones a cargo de la Fiscalía, en el crimen de García por lo menos sobresalen tres pistas.

Una, sus rencillas contra la propia CTM, pues los ministeriales fueron avisados que había renunciado a esa organización cinco días antes para integrarse a la Nueva Central Obrera, ligada a Morena.

Otra proviene de las diferencias con Bulmaro Hernández, líder de la NPG, ante la asunción de García con los comerciantes.

Una más se liga al homicidio de su hijo Juan Manuel García Bejarano, supuestamente asesinado por el crimen organizado.

En este escenario se mencionó a Federico Figueroa, supuesto líder del grupo delictivo Guerreros Unidos.

La Fiscalía corroboró que ayer un grupo ligado a Jesús García buscaba "de manera desesperada" un bolso que cargaba el ahora fallecido.

Ese bolso "desapareció" de la escena del crimen y también es parte de las indagatorias de la dependencia.

Benito Jiménez