El sujeto continúa con su actitud discriminatoria y explica que la razón por la que no los atiende

Imagina esto: vas a comer a un restaurante con tu pareja, entras con tu amorcito de la mano, pero el dueño se niega a darte servicio y te corre del lugar. Suena muy mal, ¿no?

Bueno, pues eso fue lo que le ocurrió a una pareja homosexual en el restaurante Pozole y tacos regios en Monterrey, Nuevo León.

Un video difundido por Rubén Veliz Lugo muestra el momento en que el dueño del lugar, quien se identifica como Pedro, es confrontado por los afectados y los policías, a los que la pareja pidió apoyo después de los hechos.

El sujeto continúa con su actitud discriminatoria y explica que la razón por la que no los atiende es por andar «puteando» y que mientras estén «agarraditos de la mano» no les dará el servicio.

Posteriormente, se observa a un hombre salir a tratar de ‘arreglar’ las cosas con la pareja, sin embargo, lo hace de la peor manera posible, al asegurar que la reacción del señor es porque se trata de un «ambiente familiar».

«Es un ambiente familiar, no es bar ni nada, no sé qué fue exactamente lo que pasó, si entraron agarrados de la mano», dice el individuo.

Por su parte, la pareja explica que el dueño se negó a atenderlos por decisión propia y no por algún tipo de queja por parte de los comensales.

Y cuando creías que las cosas no podían ponerse peor, vuelve a salir el dueño del lugar a tratar de correrlos de la calle y a amenazarlos con un «no vuelven a entrar a este lugar se los prometo».

NACIÓN 321.com

 

¿Qué opinas?

Síguenos en Facebook