CIUDAD DE MÉXICO (apro).– Una pregunta comedida, a propósito de la conducta del comunicador estadunidense Jorge Ramos el pasado viernes, dio pauta al presidente Andrés Manuel López Obrador para una disertación inusual:

“El otro día vi con motivo de esta entrevista, vi a un columnista diciendo que los que venían aquí no eran buenos periodistas, que Jorge Ramos sí era muy buen periodista. No. Yo pienso, con todo respeto discrepo, creo que ustedes no sólo son buenos periodistas, son prudentes porque aquí los están viendo y si ustedes se pasan, pues, ya saben lo que sucede”.

De acuerdo con López Obrador “esto nos ayuda mucho para que los ciudadanos sean al final de cuentas los que pongan a cada quién en su lugar, que nos pongan tanto a los ciudadanos como a las autoridades, a los medios en nuestro lugar para que todos aprendamos a respetar al pueblo.

“La gente está muy informada, muy avispada, muy consciente. Ya no es el tiempo de antes de que se tutelaba a través de los medios de información. Los conservadores siempre han apostado a eso.

“Entonces, pero no soy yo, es la gente; no es conmigo, es con los ciudadanos, que ya no son ciudadanos imaginarios. Hay mucha inteligencia en nuestro pueblo, antes se menospreciaba a la gente.

“Entonces, ¿qué digo? Pues que vamos a garantizar las libertades, diálogo circular, debate, cuestionamientos con respeto y mensajes de ida y vuelta, porque también eso es importante.

“Y esa es la diferencia con las dictaduras. En una dictadura no se puede disentir, es muy difícil, en una democracia tiene que haber pluralidad y apego a la verdad siempre”.

La larga disertación del presidente se dio luego de criticar a un columnista cuyo nombre no mencionó, que había elogiado la conducta de Ramos, conductor de Univisión en Estados Unidos, que sostuvo un desencuentro con López Obrador en la conferencia de prensa del pasado viernes.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?