Debido al robo, el despegue estuvo aplazado durante tres horas

Este miércoles se han dado a conocer algunos detalles de un espectacular robo cometido el 9 de abril en el aeropuerto de Tirana (Albania), en el que un grupo de personas armadas robaron varios millones de euros en efectivo de un avión que estaba a punto de despegar con dirección a Viena.

Se cree que los ladrones podrían haberse llevado hasta 10 millones de euros (11,3 millones en dólares), según datos provenientes de fuentes policiales pero no confirmados oficialmente. Inicialmente los medios locales informaron que se trataba de 2 millones. El atraco tuvo lugar en el momento en el que los pasajeros de un Airbus A320 de Austrian Airlines estaban embarcando, por lo que muchos vieron el robo desde la ventanilla.

Se da la circunstancia de que el avión que debía transportar el dinero a Viena era el mismo en el que unas horas antes del atraco el presidente de Albania, Ilir Meta, había viajado a Tirana desde la capital austriaca.

5cae7a0e08f3d9bb498b4568.jpg

Los ladrones accedieron a la pista de despegue en un vehículo caracterizado como furgoneta policial y llegaron al Airbus cuando el personal de seguridad estaba introduciendo en el compartimento de carga las bolsas con los billetes de euro. Tras amenazarles con rifles kaláshnikov y obligarles a echarse al suelo, los ladrones se llevaron siete de las bolsas.

Toda la operación duró solo 90 segundos, estimaron en el sitio informativo Shqiptarja.com.

D3uUa30XoAAsG8p.jpg

Debido al robo, el despegue estuvo aplazado durante tres horas, durante las cuales se desarrolló una persecución policial asistida desde el aire por varios helicópteros. A dos kilómetros del aeropuerto los criminales prendieron fuego a la furgoneta (que no quedó destruida por las llamas), se repartieron las siete bolsas y escaparon, detalla la misma fuente albanesa.

Uno de los presuntos atracadores fue abatido en esa misma zona durante un tiroteo con la Policía. Según afirma Bild, era el cabecilla de la banda criminal, y la Policía lo identificó como Admir Murataj, de 40 años, un bandido que en 2013 se fugó de una cárcel griega donde cumplía una condena de 127 años.

Sin embargo, las autoridades ponen en tela de juicio la autenticidad de ese nombre, puesto que el muerto tenía al menos 13 identidades falsas.

Al menos cuatro cómplices de Murataj se dieron a la fuga, posiblemente en bicicletas u otro vehículo, según medios locales. La Fiscalía de Delitos Graves de Albania creó un grupo de investigación para detectar a todos los implicados.

Los investigadores han interrogado a 40 personas y en la noche de este miércoles anunciaron la detención de cuatro sospechosos, sin especificar si son los autores inmediatos del crimen.

RT

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?