“Nolo”, como es conocido por sus amigos y familiares, abordó el vehículo marcado con el número 129 de la red de transporte de pasajeros del Estado de México

Arnoldo Salgado Salgado es un joven de 27 años, empleado de una fábrica de lámparas, aficionado a la fotografía y papá de un pequeño, que el pasado 20 de enero de 2019 abordó un transporte público en Metepec, Estado de México, para volver a su vivienda, sin que volviera a tenerse noticia de él, hasta el día de hoy.

Tal como registran las cámaras de seguridad pública de la zona, a las 19:29 horas Arnoldo, “Nolo”, como es conocido por sus amigos y familiares, abordó el vehículo marcado con el número 129 de la red de transporte de pasajeros del Estado de México, ruta San Mateo Atenco-Las Margaritas, con rumbo a la Avenida Pino Suárez.

Las investigaciones realizadas hasta la fecha dan cuenta de que, a bordo del vehículo de transporte público, Arnoldo inició una conversación por mensaje de texto con una amiga, a la que le detalló cuál sería su recorrido: el joven pensaba llegar a la avenida José María Pino Suárez, y ahí tomaría un segundo transporte colectivo, para llegar a su vivienda.

La conversación con esta amiga, sin embargo, se interrumpió abruptamente y el último mensaje que ella le mandó, a las 20:08 horas, ya no llegó al teléfono del joven, mismo que fue apagado.

No existen evidencias de que Arnoldo llegara a la avenida José María Pino Suárez, ni que haya abordado el segundo transporte que tenía planeado en su regreso a casa.

“¿Puede una persona desaparecer, sin dejar rastro?”, se preguntan sus familiares, quienes subrayaron el apoyo de las autoridades en la búsqueda, aunque lamentaron que la lentitud con la que operan “sólo acrecienta la incertidumbre”.

El caso, detallaron, es investigado por la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, cuya búsqueda sólo ha llegado hasta el punto en el que Arnoldo abordó el vehículo de transporte público, pero no más allá, por lo que han sido los padres, la hermana y los amigos del joven quienes han realizado el rastreo en hospitales, morgues, centros de detención, sin ningún resultado.

Nueve días después de la desaparición de “Nolo”, el 29 de enero de 2019, la desesperación llevó a esta familia a buscar el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, lamentaron, la respuesta recibida fue que su solicitud de atención tardaría 15 días en ser procesada.

Pasados esos 15 días, narró la familia, entablaron nuevamente comunicación con la Oficina de la Presidencia, para saber qué curso había seguido su petición. La respuesta, detallaron, fue que su solicitud de ayuda ya había sido turnada, aunque el personal de Presidencia no supo informarles a qué dependencia le fue encargado atenderlos.

“Pregunté a cuál dependencia habían girado el oficio sobre nuestro caso, y la gente de Presidencia me respondió ‘no sabemos a cuál, pero hay que esperar otras tres semanas para que se comuniquen’”, explicó la mamá de Nolo.

Esas tres semanas, no obstante, vencieron sin que ninguna autoridad federal atendiera a la familia Salgado, cuyos integrantes, desde enero, han dedicado cada día de la semana a recorrer el Estado de México y también la capital del país, colocando en los muros de la vía pública tantos carteles como les es posible, lonas en los puentes, y volantear.

“El trabajo que las instituciones han hecho ha sido de gran apoyo, sin embargo, creemos que la coyuntura en nuestro país no permite resolverlo con la celeridad que quisiéramos, por lo que pedimos la ayuda de la sociedad civil, a correr la voz y que, si alguien ha visto a “Nolo”, nos ayude a saber de su paradero”, se lee en un mensaje que la familia difunde en redes sociales.

Redacción AnimalPolitico

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?