Médicos le quitaron una gran cantidad de insectos que la hembra de la pulga de arena le había dejado en los pies.

Una niña de 10 años sufrió un verdadero calvario luego de acompañar a sus padres de vacaciones a Brasil, y volver con los pies llenos de puntos negros.

Cuando los médicos tuvieron oportunidad de revisarla (ya habían pasado 10 días), le detectaron tungiasis.

La tungiasis es una infestación en la piel originada por la hembra de la pulga de arena, también conocida como ‘tunga penetrans’, un ectoparásito presente en todas las zonas tropicales y subtropicales del mundo.

El 99 por ciento de las lesiones se producen en los pies

Según informa la revista The New England Journal of Medicine, además del dolor, la menor de edad sufrió picazón tanto en las plantas como en los dedos de los pies debido a las graves lesiones que tenía en la piel.

Los profesionales de la clínica de atención primaria le retiraron una excesiva cantidad de insectos, además de los huevecillos que habían dejado en cada una de las ampollas.

Además, sometieron a la paciente a un tratamiento para el cuidado de las pápulas, lo que mejoró su estado considerablemente.

A decir de los médicos de la Universidad Federal Fluminense de Río de Janeiro, Marianna Barbosa y Adauto Barbosa, la niña se recuperara completamente y sin presentar complicaciones añadidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que la tungiasis afecta a los humanos y a los animales por igual pero crece cuando las condiciones son precarias, como en las aldeas ubicadas en playas remotas, las comunidades rurales o los barrios marginales de las grandes ciudades.

Este caso en particular se produjo luego de que la pequeña jugara descalza en una pocilga sucia.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?