La ruta marina del microplástico

La ruta marina del microplástico La ruta marina del microplástico La ruta marina del microplástico

El plástico arriba al Ártico a una escala sin precedentes, según cifras de un estudio de la Universidad de Utrecht de Países Bajos.
Cada año, hasta 12.7 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, de acuerdo con el Servicio de Estudios del Parlamento Europeo.

En general, la mayoría de este material se concentra en los giros oceánicos de latitudes medias de los océano Atlántico y Pacífico, pero la nueva investigación revela que también se está acumulando en el Ártico.
Los giros oceánicos son grandes sistemas de corrientes marinas rotativas.
Los que se encuentran en latitudes medias del Atlántico y Pacífico acumulan mayoría del plástico que contamina el mar, apunta el estudio publicado en el “Journal of Geographical Research”

Debido a que el plástico termina rodeado por estas corrientes rotativas, se forman los llamados “parches de basura” con los desechos flotantes del océano.

En el océano, no todo el plástico es visible a simple vista.
Los microplásticos son partículas con un tamaño menor a cinco milímetros, tan pequeñas que pueden penetrar la membrana celular y mantenerse en el agua por años, indica el documento.

La concentración de estos fragmentos en los giros del Atlántico y el Pacífico se debe al transporte de Ekman, un fenómeno mediante el cual las masas de aguas oceánicas superficiales se desplazan por el viento, señala el estudio.
A través de una nueva simulación de la ruta del plástico en el mar, los científicos descubrieron que las olas también empujan los microplásticos hacía los polos.

De esta forma, determinaron que la contaminación por microplástico está subestimada en el Ártico, además de que se aprecian acumulaciones elevadas en la Antártida y en Noruega.

Tonatiúh Rubín

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News