Bei Bei, el panda gigante, disfrutó de un día jugando en la nieve a pesar de las fuertes tormentas que azotaron su hogar en el Zoológico Nacional Smithsonian de Washington

Ya han caído las primeras nevadas en Washington. Este panda gigante recibió los primeros copos de la temporada retozándose por el suelo nevado, subiéndose a los árboles y disfrutando del otoño gracias a su pelaje impermeable. Esta especie de osos no hibernan porque su dieta a base de bambú no les permite acumular la grasa necesaria para pasarse el invierno durmiendo, como otros miembros de su familia.

Bei Bei, el panda gigante, disfrutó de un día jugando en la nieve a pesar de las fuertes tormentas que azotaron su hogar en el Zoológico Nacional Smithsonian de Washington.

La tormenta, que según el servicio meteorológico de Estados Unidos abarca desde el valle de Ohio hasta el Atlántico medio, puede traer más de 30 centímetros de nieve en partes de Pensilvania y Nueva York.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?