The Economist pone a Guaidó en su foto de portada de Facebook (FOTOS)

The Economist pone a Guaidó en su foto de portada de Facebook (FOTOS) The Economist pone a Guaidó en su foto de portada de Facebook (FOTOS) The Economist pone a Guaidó en su foto de portada de Facebook (FOTOS)

Los lectores de la revista también se pronunciaron al respecto. Uno de ellos, identificado como Jay Gannon, siguió la misma lógica de Guaidó

La revista británica The Economist ha decidido reemplazar la fotografía de portada de su perfil de Facebook en apoyo al autoproclamado “presidente encargado” de Venezuela, Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) en desacato.

Ese diputado opositor aparece con la bandera venezolana de fondo tanto en esa imagen como en la portada del último número de ese semanario financiero, que regularmente aboga por fronteras abiertas, globalización y capitalismo neoliberal.

“Las democracias del mundo tienen derecho a buscar el cambio en Venezuela. La pregunta es cómo”, declaró The Economist en esta edición, que se divulgará en las calles este sábado.

La influyente revista muestra a Guaidó vistiendo una camisa con las mangas arremangadas y el puño en alto: un gesto que durante décadas han usado como logotipo los diversos operativos de cambio de régimen respaldados por EE.UU. en varios países.

Varios de los internautas han reaccionado positivamente a esta edición, que aprovecha para acusar de corrupción al Gobierno del presidente constitucional, Nicolás Maduro, y pone en duda su permanencia en ese cargo. Otros, no obstante, la han tomado como un claro apoyo al intervencionismo.

“La hipocresía de las ‘democracias’ del mundo. Exigen ‘democracia’ a un país que celebra elecciones cuyos resultados no les agradan, pero no la exigen a quienes no celebran elecciones”, nota un internauta. “Los entrometidos nunca duermen”, añade otro.

Los lectores de la revista también se pronunciaron al respecto. Uno de ellos, identificado como Jay Gannon, siguió la misma lógica de Guaidó y se autoproclamó editor de The Economist, lo que otros lectores de la revista apoyaron pese a los intentos de varios de ellos por diferenciar el escenario político del ficticio.

RT

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News