Alfonso Cuarón y ROMA están Bajo Sospecha

Alfonso Cuarón y ROMA están Bajo Sospecha Alfonso Cuarón y ROMA están Bajo Sospecha Alfonso Cuarón y ROMA están Bajo Sospecha

No cabe la menor duda que Alfonso Cuarón, el director mexicano más premiado de los últimos tiempos, ha encontrado la fórmula mágica para obtener premios por sus películas y ROMA es la muestra de eso.

Y es que a la fecha la mayoría de los mexicanos ya vieron por gusto o curiosidad esta película, misma que comenzó a generar muchísima polémica desde su estreno.

Y es que desde el nombre, ROMA reta a la mente y la enfrenta a algo completamente distinto a lo que en realidad es. ROMA no fue un nombre elegido al azar ni por ser la colonia más emblemática de la Ciudad de México, el nombre en el colectivo social nos lleva de inmediato al antiguo imperio romano, lo que genera una curiosidad inmediata al ver la imagen publicitaria que no tiene gladiadores, emperadores o grandes construcciones.

ROMA no es una película diseñada para el cine como tal, es una producción pensada para televisión y para un sector que consume este tipo de películas exclusivas, que motivan a la suscripción de un servicio de streaming como Netflix. Para ser nominada tenía que ser vista en el cine, lo que generó la polémica entre las distribuidoras y las cadenas de cine en México que no pudieron proyectarla por la exclusividad con Netflix.

ROMA fue proyectada por cines, cinetecas, plazas públicas y escuelas de todo México, fue la primera película proyectada en Los Pinos al dejar de ser residencia oficial del presidente y convertirse en recinto cultural.

ROMA reta al espectador al transportarlo a un pasado no tan remoto, a la casa de los abuelos, no necesariamente por haber vivido en la Ciudad de México o en esa colonia, sino por que en este país todos conocieron una casa así, autos de esa época y las referencias cotidianas del perro en el patio, la ropa en la azotea son experiencias vivas en el recuerdo.

El sonido ambiental juega un papel muy importante en la película, sentado ahí esperando que algo pase, escuchamos sonidos tan familiares como el afilador, el vendedor de camotes, el tambor y la trompeta.

La historia nos es sobresaliente, pasa por pasar, la vida de Cleo es tan intrascendente como su función en la familia a la que sirve, no es parte fundamental del desarrollo de la familia pero esta ahí, presente, escribiendo una historia nada distinta de lo que le puede pasarle a una prima, hermana, madre o a uno mismo con excepción de un par de escenas escenas que se viven con singular estrés, la historia termina como empezó, sin mucho que decir.

La imagen de ROMA es retadora por que el blanco y negro te lleva al pasado, la reconstrucción del ambiente del México de los años setentas, ya sea porque lo hayas vivido o porque hayas visto fotografías o películas te lleva al pasado y genera una nostalgia cuasi romántica de hechos, cosas y sitios que ya no existen.

La fotografía es maravillosa y es que pudieras pasar horas viendo la cara de Cleo admirando a su amado, las eternas imágenes de las calles que ella y su amiga cruzan corriendo par llegar a tiempo o la imponente entrada del cine donde pasan sus días libres.

La debutante Yalitza Aparicio, aquella la maestra de escuela que sustituyó en el casting a su hermana que deseaba ser actriz pero por su embarazo no pudo ir y terminó convenciéndola para audicionar por el papel que cambiaría su vida, una mujer con sangre indígena que sin estudios de actuación ha causado conmoción en el mundo del cine y hoy se encuentra en la antesala, lista para recibir el premio más anhelado por actores y actrices internacionales, el Oscar.

Todo esto entre muchas otras cosas hacen de Alfonso Cuarón un genio del cine mundial, un mexicano reconocido que sabe hacer su trabajo, amante de los detalles y conocedor de los aspectos que a críticos y jueces encantan y toman en cuenta para premiar una película.

ROMA impacta por ser una película extranjera con 10 nominaciones al Oscar, a la altura de cualquier gran producción del mundo, hecha en un país donde la discriminación hacia la cultura indígena permea fuerte, rompiendo barreras con Yalitza Aparicio, ROMA cumple y cumple bien.