Gómez Palacio.- Un niño de seis años resultó con quemaduras de segundo y tercer grado en las manos y rostro, luego de beber gasolina y prenderse fuego, en el poblado de Bermejillo, municipio de Mapimí, Durango.

Según un reporte de la Fiscalía de Durangoel menor jugaba a las afueras de su domicilio cuando tomó un bidón lleno de combustible, mismo que ingirió y después se prendió fuego, sin que se haya informado cómo logró prender la gasolina.

Hasta el momento también se desconoce cómo el menor accedió al combustible, sin embargo, la localidad de Bermejillo es una zona de paso de tráileres, por lo que se cree que el bidón de gasolina pertenecía a algún chofer de una unidad que se estacionó en el lugar.

César, nombre del niño, fue trasladado hasta la clínica número 51 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Gómez Palacio, a 40 kilómetros de Bermejillo. Autoridades del IMSS no informaron sobre las condiciones de salud del menor.

Según información de la Fiscalía estatal, fue la madre quien escuchó los gritos de auxilio de su hijo, por lo que rápidamente pidió apoyo de bomberos. Fue personal de los apagafuegos, quienes brindaron los primeros auxilios y al valorar las lesiones, decidieron trasladarlo al área de urgencias del IMSS.

Redacción El Universal

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?