Tras apertura, ducto Tula-Toluca ha sido saboteado tres veces

13-01-2019 hace 5 meses

Alheli Abundis

Tras su apertura, el ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) que va de Tula en Hidalgo a Toluca, Estado de México, ya ha sido saboteado en tres ocasiones; el primer caso fue en Acambay donde gente rapiñó gasolina, el segundo se registró más tarde y ocasionó un incendio y el tercero este domingo en Jilotepec que únicamente dejó un derrame.

Por ello, para reforzar la vigilancia en la infraestructura, un destacamento de 100 militares se asentó en la zona norte de Toluca, una de las más problemáticas por el constante robo de hidrocarburos.

El alcalde de Toluca, Juan Rodolfo Sánchez Gómez informó que el primer acto fue el que quedó registrado en video y ocurrió este sábado en Acambay; el segundo se registró por la noche en una zona boscosa de ese mismo municipio ubicado el norte de la entidad, que ocasionó una conflagración que quedó controlada este domingo a las 5:39 de la mañana en el kilómetro 129 Tula-Toluca.

El tercero se registró en el kilómetro 48 de la carretera Toluca-Palmillas, en las inmediaciones de Jilotepec.  Alertó que en este tramo que corre de Acambay a Jilotepec, hay conectadas infinidad de tomas clandestinas que se tienen que ir retirando.

Además, anunció que desde hace dos días trabajan en San Cristóbal Huichochitlán, al norte de Toluca, un centenar de militares que resguardarán el ducto para evitar el huachicoleo a fin de que se llenen los tanques del Centro de Distribución de Pemex en la capital mexiquense, que se estiman puedan llenarse en unos tres días. 

Le facilitamos al Ejército Mexicano instalaciones, baño, regaderas, dormitorios, comedores, etcétera, en San Cristóbal Huichochitlán, donde tenemos asentados 100 elementos del Ejército Mexicano que están destacamentados en la zona norte del municipio, precisamente en la zona de influencia, para que estén muy próximos al paso del ducto y cualquier intento de personas por tratar de hacer algo al respecto sea contrarrestrado de manera inmediato", aseveró. 

Las acciones derivaron de que el ducto Tula-Toluca, "lo cual es una muy buena noticia que permitirá que Toluca recupere el flujo de combustible, es importante que se nos ha señalado que la recuperación del flujo tarda alrededor del tres días para que los tanques de la terminal de Toluca alcancen el nivel esperado", comentó.

Fuente: Excélsior