Muy complicada la situación que se vive en el centro del país por la falta de combustible a partir de la decisión del gobierno federal de cerrar los ductos para combatir el huachicoleo.

Desde la semana pasada el centro del país principalmente el Valle de Toluca ha vivido la escasez de gasolina lo que ha generado que más de la mitad de las estaciones de servicio se encuentren cerradas, por lo que al pasar de los días la situación se ha ido complicando.

Creo que no existe persona alguna que pueda estar de acuerdo con el robo de combustible de los ductos de Pemex mejor conocido como huachicoleo, pero lo que sí ha fallado es la forma; cerrar los ductos para evitar el robo era la solución fácil para un problema tan complejo.

Así se reduce estadísticamente la cifra de robo de combustible pero afecta directamente a la cadena productiva del país en especial a una zona industrial como El Valle de Toluca.

Para que nos demos una idea del problema según cifras de Pemex, en México se consumen 786 mil barriles de petróleo al día de los cuales 243 mil barriles de petróleo solo son para la zona centro del país: Queretaro, Hidalgo, Tlaxcala, Puebla Estado de México, Ciudad de Mexico y Morelos.

Esto en litros serían más o menos 48 millones de litros al día lo que representaría un aproximado de 2430 pipas diarias, las cuales tendrían que transitar de Acapulco al centro del país a un ritmo de 1.6 pipas de gasolina cada minuto lo que resulta simplemente imposible.

Una de las dudas que nos surge es el tema de que el problema en general no es que por el combate al huachicoleo se hayan cerrados los ductos sino por una falta de combustible por una mala previsión en la compra del hidrocarburo a otros países como lo publicó El Universal en la columna de Mario Maldonado “Historia de negocios del 12 de noviembre de 2018″.

Las preguntas serían, ¿qué pasará cuando tengan que abrir los ductos? ¿Cuántas personas han sido detenidas por dicho delito? ¿Cuáles serán las medidas a tomar para que esto no vuelva a pasar? Tal vez ni el mismo director de Pemex sabe.

Algo huele mal y no es el huachicol.

¿Qué te parece?