Que sin mayor novedad se dieron las entregas recepción de los ayuntamientos en el Estado de México, excepto en algunos raros casos, pero en su mayoría los alcaldes salientes mostraron en apariencia un sentido democrático.

Que quien sacó el cobre fue el ex alcalde de Naucalpan, Víctor Hugo Gálvez Astorga quien un día antes de la entrega, regresó a lo que había sido su oficina para arrancar puertas, pantallas y orinarse en las esquinas de estas. Por lo que la alcaldesa Paty Durán tiene que despachar desde afuera de palacio.

Que algunos alcaldes empezaron destruyendo lo que sus antecesores dejaron, tal fue el caso de Luis Maya Doro, presidente municipal de Almoloya de Juarez que con trascabo y todo se llevó los maceteros que se encontraban frente a la presidencia municipal.

Que dichos maceteros evitaban que los automovilistas se estacionaran hasta en doble fila frente a palacio municipal. Habrá que esperar que aplique los reglamentos de tránsito para no generar el caos que últimamente se ha generado.

Que ni tardo ni perezoso Juan Rodolfo Sánchez Gómez, alcalde de Toluca realizó sus primeros actos de gobierno muy a su estilo, liberó de ambulantaje al centro de Toluca y limpió a conciencia los pisos de los portales que ya no se sabían de que color eran. También hizo entrega de la primera calle reencarpetada en la Colonia El Seminario.

Que el alcalde de Ecatepec, Fernando Vilchis Contreras encontró que al menos 18 policías municipales estaban al servicio de Eruviel Avila y de Onésimo Zepeda; a los cuales de inmediato se les ordenó dejar esa actividad y reintegrarse a la seguridad pública de su municipio. Cuantas cosas no habrá por ahí escondidas.

¿Qué te parece?