Tras las fuertes declaraciones principalmente en el fútbol femenil la Federación Rumana ha tomado cartas en el asunto y en caso de que hayan causado daño a la imagen del fútbol rumano y si constituyen un “hecho discriminatorio” será sancionado

El político y dueño del club de futbol Steaua de Bucarest, George “Gigi” Becali ha generado polémica en toda Rumania por sus recientes declaraciones respecto al futbol femenil, pues considera que este deporte no es apto para las mujeres.

El extravagante magnate, conocido por sus exabruptos racistas, homófobos y sexistas, declaró, el pasado jueves a la cadena de televisión PRO X que “Las mujeres han sido hechas por Dios de la costilla del hombre y para el hombre. La mujer está hecha para que atraiga al hombre. Si hacemos esto, nos burlamos de las formas (de una mujer) hechas por Dios para atraer al hombre. De este modo, deformamos a la mujeres, el boxeo y el fútbol deforman a las mujeres”.

Las declaraciones pasaron al terreno deportivo, principalmente en el futbol femenil considerándolo como un acto contra la naturaleza y del ideario de Satán:

“¡Si me obligan a tener un equipo femenino, me retiro del fútbol! ¿Cómo es eso de hacer algo en contra de la voluntad de Dios?”.

“No hago cosas contra la naturaleza. ¡No! Esto va en línea con las ideas de Satán. Las chicas que jueguen al balonmano o al baloncesto, que son deportes bonitos”, agregó Becali.

“¿Cómo puede jugar una mujer al fútbol? No está hecha para el fútbol. Sus piernas no están hechas para el fútbol”.

Tras las fuertes declaraciones respecto a las mujeres que se desempeñan en el balompié de ese país, la Federación Rumana de Fútbol (FRF) ha tomado cartas en el asunto desacreditando las declaraciones del también político, líder del Partido de la Nueva Generación-Cristiano Demócrata (PNG CD)

 “Desaprobamos tal comportamiento y declaraciones, que no son dignas de reproducirse, sobre un deporte que se halla actualmente en desarrollo en nuestro país”.

Además, el Comité de Disciplina y Ética de la FRF evaluará las afirmaciones y, en caso de que hayan causado daño a la imagen del fútbol rumano y si constituyen un “hecho discriminatorio”, el presidente del Steaua será sancionado.

“El fútbol femenino está viviendo un crecimiento impresionante en los últimos años, por lo que el objetivo de la federación es que se convierta en el deporte femenino más jugado en Rumanía”, prosiguió el responsable de la FRF.

¿Qué te parece?