El Presidente señala que no era adecuado acudir debido a grupos mezquinos y ”neofascistas”, que en las redes sociales quisieron responsabilizar a su Gobierno sobre el accidente aéreo

El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no acudió al sepelio de Martha Erika Alonso, gobernadora de Puebla, y de su esposo, el senador y ex gobernador de esa entidad, Rafael Moreno Valle, porque no era conveniente debido a grupos mezquinos y “neofascistas”, que en las redes sociales quisieron responsabilizar a su Gobierno sobre el accidente aéreo.

En su conferencia de prensa matutina, el titular del Ejecutivo manifestó que las protestas registradas en el funeral de estado se debieron a esos grupos que por medio de “bots” actúan en el anonimato.

“Esto tiene que ver con los adversarios y no con todos, son grupos neofascistas que están muy enojados por el triunfo de nuestro movimiento y tratan de mancharnos, tratan de afectarnos, no lo van a lograr, al contrario, por eso abordo esto con toda transparencia”.

Aseguró que su administración lucha por un cambio por la vía pacífica por lo que “nunca jamás actuaríamos en contra de nadie”.

El Presidente López Obrador dijo que su Gobierno reitera el compromiso de que se conozca toda la verdad sobre el desplome del helicóptero donde además de los políticos panistas, viajaban dos pilotos y el secretario particular del senador Moreno Valle.

“No vamos a ocultar absolutamente nada, tenemos que saber qué fue lo que originó este accidente, esta tragedia, en su momento vamos a presentar toda la información”.

Aseguró que para que no haya ninguna sospecha, su Gobierno recurrirá a una instancia independientes del extranjero de reconocido prestigio para que presente un dictamen sobre las causas que provocaron la caída del helicóptero.

Redacción El Informador

¿Qué te parece?