¿Los perros pueden comer zanahoria?

26-12-2018 hace 4 meses

Alheli Abundis

El valor nutricional de este vegetal es enorme, tanto para mascotas como para humanos. La clave está en consumirla con moderación.

De hecho, los perros disfrutan muchísimo de las zanahorias, por su sabor dulce y su consistencia, es un alimento habitualmente bien recibido por los peludos; sin embargo, es importante que no solo tengas en cuenta los beneficios que la zanahoria le puede traer a tu perro, sino también los efectos no deseados.

Los pros

Las zanahorias contienen vitamina A, C, D, E, K, B1 y B6. No son solo buenas para los ojos sino para el bienestar general de tu perro, incluyendo el fortalecimiento del sistema inmune. También ayudan a mantener los dientes fuertes y sanos.

Las zanahorias ofrecen varios beneficios para la salud de tu mascota, dentro de los que se incluyen el mejoramiento de la piel y una mayor vitalidad; además, de la digestión, pues estimulan la evacuación de heces.

Los betacarotenos presentes en la zanahoria ayudan al mejoramiento de la vista de tu perro (particularmente de noche) y actúan como un antioxidante, por lo que previenen enfermedades e infecciones. Al tratarse de un precursor de la vitamina A, el betacaroteno también contribuye al desarrollo de los huesos, a la salud reproductiva y a la prevención del cáncer.

Sin embargo, grandes cantidades de zanahorias pueden ser contraproducentes para tu peludo. Al fin y al cabo, los excesos siempre son malos. La zanahoria únicamente está contraindicada en mascotas con diabetes; en este caso, el azúcar y los carbohidratos deben restringirse de la dieta.

Los contras

Algunos perros no digieren correctamente las zanahorias. Si a tu perro le gustan y las digiere adecuadamente está bien que le sigas ofreciendo este vegetal, pero en caso contrario es mejor que pienses en otras alternativas de alimentación complementaria.

Uno de los problemas con las zanahorias es que los perros no absorben totalmente sus nutrientes. Las zanahorias son ricas en carbohidratos y bajas en grasa y proteína, y como los perros están diseñados para digerir proteínas y huesos, su intestino no puede procesar bien los carbohidratos. Por esto, cuando alimentas a tu perro con zanahorias, encuentras pedazos de estas sin digerir en sus excretas. Incluso, si le ofreces exceso de este vegetal, estarás promoviendo una inflamación intestinal y, en ocasiones, diarrea.

Otro de los problemas que muchos veterinarios anotan sobre alimentar a tu peludo con zanahorias es su alto contenido de azúcar. Esto puede ser particularmente perjudicial si tienes un perro diabético.

Los beneficios de la vitamina A son indiscutibles, pero cuando existe un exceso en la dieta, pueden presentarse serios problemas óseos y de debilidad muscular. No debes ofrecerle zanahoria a tu mascota todos los días y en gran cantidad. En la variedad está el placer, alterna la zanahoria con otras opciones de premios y golosinas.

Los perros que consumen zanahoria habitualmente tienden a desarrollar una piel amarillenta o naranja. Incluso perros con pelo rojizo o castaño pueden presentar tonalidades más oscuras como consecuencia del efecto del betacaroteno propio de las zanahorias.

¿Cómo darle zanahoria a mi perro?

  • Tanto crudas como cocidas, son aptas para ser consumidas por los peludos.
  • Las zanahorias congeladas pueden hacer las veces de juguetes masticables.
  • Si vas a optar por la versión congelada, te recomendamos comprar las zanahorias grandes y no las baby carrots.
  • No olvides lavarlas completamente antes de congelarlas.
  • No le adiciones condimentos, ni sal ni mucho menos azúcar.
  • Corta en pedazos los zanahorias de gran tamaño (esto evitará obstrucciones y favorece la digestión).
  • Las baby carrots frescas (no congeladas) son una opción práctica y fácil para darles como snack o premio.
  • La zanahoria rayada sobre el concentrado es también una opción atractiva para tu perro.
Con información de 4patas