Cuando era un bebé, sufrió graves quemaduras en toda su cabeza, y desde entonces casi no sale a la calle por los dolores que padece y porque otros “se asustaban” al verle.

A finales del pasado mes de noviembre, la organización benéfica Ya Riadom (Estoy cerca), con sede en Kazajistán, publicó en su cuenta de Facebook una carta a Ded Moroz (el Papá Noel ruso) escrita por Bajtiior Sindrov, de 5 años, con la ayuda de su padre, Samandar. Lo que pide este niño al abuelo mágico no es ningún juguete ni golosina, es una cara nueva, porque la suya se le quemó cuando era un bebé.

Su hogar familiar en Uzbekistán fue arrasado por un incendio que se originó en la chimenea, al lado de la cual estaba la cuna de Bajtiior, según contó una de las representantes de la ONG. Los padres lograron salvar al bebé, pero sufrió fuertes quemaduras en todo el cuerpo y la parte más afectada fue la cabeza. Desde entonces la vida del niño se convirtió en un infierno, con un dolor persistente durante 5 años. No podía cerrar los ojos, porque se quemaron sus párpados, no tenía orejas ni nariz, y varios huesos del cráneo también resultaron afectados.

En su carta, el pequeño comparte con Ded Moroz su dolor y el de su familia. “Yo vivía con mis padres y no sabía que no tenía cara, me escondía de otros [niños]. Asusto a todos. Yo también me asusté cuando me asomé al espejo. No podía cerrar los ojos, respiraba con dificultad y no tengo orejas ni cabello”, dice la carta.

“Yo quiero ser como otros niños. Mamá dijo que no iría al colegio. Tengo dolores a menudo, pero no lloro. Mi mamá sí llora. […] ¡Ded Moroz, regálame la cara! Jamás volveré a llorar”, concluye.

La familia del niño actualmente vive en Kazajistán y es allí donde la ONG se enteró de su historia. Hace un año ya lograron recaudar 26.000 dólares para que Bajtiior fuera sometido a una operación en una clínica en la India. Le devolvieron sus párpados y labios, pero aún queda un largo y costoso camino para que el deseo de Bajtiior de ser como otros niños se haga realidad.

Síguenos en Facebook

¿Qué te parece?