Los resultados revelaron que de las 962 mujeres participantes, el 57% dormía con sus parejas; el 55 %, con sus perros; y el 31 %, con su gato.

Sin embargo, el estudio señaló que mientras las mujeres que compartían la noche con su pareja humana o su gato pasaban noches intranquilas, pero dormir con sus perros era más placentero.

“Muchos dueños ven a sus mascotas como miembros de la familia y los incorporan en tantos aspectos de su vida como sea posible, debido a que los seres humanos pasan considerable tiempo durmiendo, el deseo del dueño de una mascota es tener animales cerca en la noche y es comprensible”, comentaron los investigadores.

El objetivo del estudio era observar cómo este tipo de cercanía afectaba la calidad del sueño. Ahora ya sabes, si tienes una mascota y jamás has dormido con ella, entonces es momento de hacerlo y probar que se siente pasar la noche con tu mejor amigo.

Fuente: Muy interesante

¿Qué te parece?