En el mundo entero se está realizando una búsqueda para encontrar donantes específicos con un tipo de sangre rara que podrían ayudar a salvar a una niña de dos años con un cáncer muy agresivo.

Se trata de la pequeña Zainab Mughal, que vive en Tallahassee, en el sur de la Florida.

La niña tiene neuroblastoma y necesita transfusiones y trasplantes de médula ósea.

Encontrar donantes compatibles es extremadamente difícil porque no tiene un antígeno común llamado Indian B que la mayoría de las personas llevan en su sangre.

Sin embargo, se dio a conocer que el banco de sangre Oneblood de Florida ha obtenido una “tremenda respuesta” en la campaña mundial para buscar a descendientes de paquistaníes, iraníes o hindúes carentes del antígeno Indian B en la sangre a fin de ayudar a Zainab.

Según Oneblood, la sangre debe ser tipo “A” u “O” y los donantes tienen que ser hijos “100 %” de padre y madre de dichas nacionalidades, preferiblemente ubicados en Estados Unidos y no tener el antígeno mencionado.

Tras la difusión del pedido en redes sociales y en medios de Florida, la organización ha recibido más ocho mil correos enviados por personas dentro y fuera del país, según informó Susan Forbes, vicepresidenta de la organización.

Todas las muestras obtenidas “se someterán a pruebas de compatibilidad en el laboratorio de referencia de OneBlood”, agregó.

Un antígeno es cualquier sustancia que provoca que el sistema inmunitario produzca anticuerpos contra sí mismo.

 

Según Frieda Bright, de OneBlood, la menor necesita de donaciones de sangre para poder sobrevivir al tratamiento de quimioterapia y “poder matar” el neuroblastoma, un cáncer que ataca las células nerviosas.

A la sangre de Zainab le falta el antígeno Indian B y por eso su organismo atacará la sangre de transfusiones que lo contengan.

“Estamos buscando en el mundo para tratar de encontrar sangre para esta niña”, aseguró Bright, gerente de laboratorio de OneBlood, en un vídeo de la organización.

El padre de la menor, Raheel Mughal, hace en el mismo vídeo un llamado “de corazón” a los posibles donantes de sangre.

Cuenta que este año detectaron el cáncer a su hija y que ni su sangre, ni la de la madre de la menor, son “compatibles”.

“Si usted es una de esas personas de Medio Oriente, salga y done sangre para mi hija. La vida de mi hija depende mucho de la sangre”, indica.

Bright señaló que hay “menos del 4 % de posibilidades de encontrar sangre compatible” en cualquier otro grupo étnico diferente a los mencionados.

Precisó que se requieren de siete a diez donantes “sólidos” para que Zainab pueda enfrentar el tratamiento y salvar la vida.

Con información de EFE.

¿Qué te parece?