CUERNAVACA, Mor. (apro).– El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, gestionó con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) la eliminación del Paso Exprés, calificado por el entonces presidente, Enrique Peña Nieto, como una de las obras estrella de su sexenio.

Esta semana, trabajadores de Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), comenzaron a retirar las barras de contención que separaban los cuatro carriles centrales, reservados para los usuarios de la Autopista del Sol, de los seis laterales destinados al tráfico de Cuernavaca.

De acuerdo con la anterior administración, el Paso Exprés permitiría reducir de 30 a 10 minutos el tiempo necesario para cruzar Cuernavaca, pues los automovilistas evitarían el tráfico de la ciudad.

Así, el recorrido de la Ciudad de México a Acapulco se reduciría a tres horas y 15 minutos, según presumió Peña Nieto durante la inauguración de la obra, en abril de 2017.

En 48 horas, empleados de Capufe han retirado cuatro kilómetros de muros de contención del sentido norte-sur. Al terminar el trabajo, que tomará varias semanas, los automovilistas podrán utilizar los 10 carriles del tramo de 14.5 kilómetros.

La gestión del gobierno de Blanco Bravo logró que el gobierno federal accediera a retirar las barreras de contención. En un principio, la delegación de la SCT rechazó la petición, pero dado que el gobierno estatal amenazó con litigar la administración del libramiento, tuvieron que acceder.

¿Qué te parece?