Construyen ladrillos en África a base de orina humana

Construyen ladrillos en África a base de orina humana Construyen ladrillos en África a base de orina humana Construyen ladrillos en África a base de orina humana

Los investigadores esperan que estos “bioladrillos”, una innovación mundial, puedan sustituir a los ladrillos tradicionales de arcilla cocida o cemento.

Sudáfrica.- Un día, en lugar de desperdiciarse yéndose por las tuberías, la orina podrá servir para construirse una casa, que será mucho más ecológica y, está garantizado, no olerá mal.

Y eso será gracias a unos ladrillos fabricados a partir de orina humana, el último descubrimiento de unos investigadores sudafricanos de la Universidad de Ciudad del Cabo que trabajan en materiales de construcción duraderos y menos perjudiciales para el medio ambiente.

Los investigadores esperan que estos “bioladrillos“, una innovación mundial, puedan sustituir a los ladrillos tradicionales de arcilla cocida o cemento.

Utilizando una técnica inspirada en la formación natural de las conchas, estos investigadores —dos estudiantes y un profesor— lograron “hacer crecer” prototipos de estos nuevos ladrillos. El crecimiento duró entre seis y ocho días.

El año pasado se lanzó un estudio de viabilidad gracias a una beca del Consejo de Investigaciones sobre el Agua, un organismo gubernamental sudafricano, utilizando en un primer momento orina sintética y, después, orina humana.

“Siempre tuve curiosidad en por qué no utilizábamos la orina así”, explica a la AFP Dyllon Randall, el profesor que supervisó a uno de los dos estudiantes.

“La respuesta sencillamente es ‘sí, es posible'”, añade. “De hecho, fabricamos el primer bioladrillo a partir de verdadera orina”.

Los investigadores pudieron producir este “bioladrillo” en laboratorio al cabo de un año. Mezclando orina, arena y bacterias, recurrieron a un proceso natural —la precipitación microbiana de carbonato— para fabricar sus ladrillos.

La investigación aún da sus primeros pasos. Para lograr fabricar un ladrillo, actualmente se necesitan 30 litros de orina. La materia prima se recupera gracias a un urinario especial reservado a los estudiantes masculinos de la universidad.

EL DEBATE

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News