Carlos González metió su tercer gol de la tarde para salvar a Pumas en casa. El empate 3-3 contra Tigres fue suficiente para mantenerse en la cuarta plaza del Apertura 2018 en busca del pase a la Liguilla.

El festejo de González reflejaba la fortaleza que tiene en ataque Pumas y la fragilidad que hay en la defensa de los auriazules, porque ni con tres goles del paraguayo, pudieron vencer a los de Ricardo Ferretti.

No había tregua entre universitarios. Al minuto seis, Felipe Mora convirtió un error en asistencia para González; al minuto 31, David Patiño ya le gritaba a los suyos por perder la ventaja y estar abajo en el marcador gracias a los tantos de Eduardo Vargas, un golazo, y de Rafael Durán, uno de los chicos que utiliza Tuca Ferretti para cumplir con la regla 20/11.

Entonces, en el momento que parecía Tigres cerraría con ventaja el primer tiempo, apareció Barrera. El capitán de los Pumas pide desde hace meses una oportunidad para los suyos en la selección mexicana y le enseñó a Ricardo Ferretti que todavía tiene pólvora en los pies, con una escapada que terminó en una volea de González, el segundo de la noche para el sudamericano y el empate a dos tantos.

Tigres, dolido por perder la ventaja en el último suspiro del primer tiempo, anotó en el primer minuto del complemento. El atacante Javier Aquino exhibió a la defensa de los Pumas, dejó plantados a los zagueros, y centró para que Gignac hiciera el 3-2, curiosamente los dos futbolistas que acaba de renovar Tigres se juntaron.

Faltaba la respuesta de los Pumas, que inició en los pies de Barrera y se concretó con un cabezazo de Carlos González, al minuto 61. El tercer gol del paraguayo, suficiente para cerrar el empate a tres y mantener a los dos equipos entre los primeros ocho lugares del Apertura 2018.

De esta forma, Pumas quedó a tres puntos de confirmarse en la Liguilla del Apertura 2018 (23), mientras que Tigres deberá hacer un poco más, al estancarse con 19 unidades en la séptima posición.

Con información de Excelsior

¿Qué te parece?