Entregan a damnificados colchones llenos de bacterias disfrazados de nuevos

Entregan a damnificados colchones llenos de bacterias disfrazados de nuevos Entregan a damnificados colchones llenos de bacterias disfrazados de nuevos Entregan a damnificados colchones llenos de bacterias disfrazados de nuevos

Bastaba con que rompieran la delgada tela para ver que en su interior tenían algodón sucio, colchonetas viejas llenas de hongos y bacterias, además los resortes estaban completamente oxidados.

Culiacán, Sin.- “Estos colchones no son ni para que duerman los perros”, dijeron molestos vecinos de Estación Rosales, quienes con coraje abrían algunos ante las cámaras de este medio de comunicación ayer, alrededor de las 12:00 horas.

Bastaba con que rompieran la delgada tela para ver que en su interior tenían algodón sucio, colchonetas viejas llenas de hongos y bacterias, además los resortes estaban completamente oxidados.

Estos colchones les fueron entregados por parte del gobierno estatal a los afectados por las inundaciones de la depresión 19-E, y solo agradecían tener poco tiempo con ellos.

Cuando se creía que ya no podía haber un colchón más sucio, alguien recordó que sí había, y estaba en el patio de la casa de Dalila Valenzuela. Muy molesta, esta vecina contó que desde que se lo dieron su cuarto se impregnó de un olor a carne putrefacta, y empezaron a llegar las moscas.

Al abrirlo observó una gran mancha que se asemejaba a sangre, y la peste era insoportable.

En ese colchón durmió parte de su familia, entre ellos una niña, y por eso ayer estaba muy preocupada de que la mancha fuera sangre humana y algunos de sus seres queridos se hubieran contagiado de algún virus.

Además, la envejecida colchoneta del interior tenía algunos orificios que parecían impactos de bala. El rumor de que alguien hubiera sido baleado en ese colchón empezó a dispersarse de forma inmediata y provocaba coraje y terror.

De acuerdo con los afectados, niños y adultos, tras dormir en los colchones, se enfermaron de gripe, les salieron ronchas y presentaban comezón en la piel, por lo que exigen que vayan brigadas médicas de la Secretaría de Salud a atenderlos.

Luis Alberto Ibarra mostró las llagas y las lesiones en la piel que le salieron al dormir en el colchón que le entregó la comisaría a nombre del gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Gabriela Díaz mostraba irritación en la garganta y tenía los ojos llorosos, y culpaba de estos malestares a los hongos, a las bacterias y a la suciedad de los colchones, que con tanta ilusión había recibido, y ahora lo que le provocaban era mucha repulsión y temor de haber contraído alguna enfermedad de riesgo.

Aureliano, quien es el comisariado ejidal, dijo estar decepcionado de que el gobierno les diera estos colchones.

Coraje y manifestaciones

Desde la noche del lunes había empezado a escalar la molestia en el fraccionamiento Jardines del Pedregal, donde los vecinos denunciaron la entrega de cincuenta colchones en mal estado, algunos inclusive con sangre.

Al lugar acudió el secretario de Desarrollo Social del Gobierno del Estado, Raúl Carrillo, quien pedía disculpas a nombre de gobernador Quirino Ordaz Coppel.

Esto no fue suficiente, pues posteriormente, en otras colonias, la ciudadanía comenzó a darse cuenta de que sus colchones tenían las mismas pésimas condiciones de higiene.

Ayer, en la comunidad La Platanera, del municipio de Navolato, los habitantes sacaron los colchones inservibles y los pusieron por la calle principal, tapando por varios minutos la carretera.

 

El enojo era contra el proveedor, ya que aquí les fueron donados por grupos musicales y personas de buena voluntad que fueron engañados por quien se los vendió.

En esta comunidad había personas muy tristes e indignadas que decían no creer que hubiera empresarios sin escrúpulos poniendo en riesgo su salud. Exigen a las autoridades que den con el proveedor, se llegue hasta las últimas consecuencias y se cierre la empresa.

También piden a las autoridades que les donen colchones en buen estado porque de nueva cuenta se quedaron sin tener en qué dormir.

EL DEBATE