MÉXICO.- Vicente Fernández ha tomado medidas drásticas con respecto al bienestar de su hijo Alejandro Fernández, quien luego del altercado que sostuvo con los empleados de una aerolínea, recibió una sentencia del llamado “Charro de Huentitán”.

De acuerdo a la revista TV Notas, un amigo de la familia Fernández reveló que Don Vicente tomó la decisión de internar al “Potrillo” en una clínica de rehabilitación, en Mazatlán, si este no cambia su estilo de vida.

Y es que luego de que publicaran las imágenes del estado en que se encontraba Alex cuando tuvo el encontronazo con una azafata es que Vicente estalló:

“(Le comentó) que era un irresponsable, que se avergonzaba de su comportamiento. Fue muy duro, le dijo que en ese momento estaba en Texas con su mujer atendiendo problemas de salud y que no era posible que la angustiara así; también que ya no le va a permitir poner en riesgo la salud de doña Cuquita, y le advirtió que, si algo le pasaba, ¡sería su culpa! Además, él tampoco ha tenido buena salud y con eso sólo les aumenta las preocupaciones, que es un desconsiderado; que si no le daba vergüenza con sus hijos, quienes también la han pasado mal por sus desfiguros”, relató la persona cercana a los Fernández.

“Tres de los hijos de Alejandro ya son mayores de edad, pero eso no quita que reciban comentarios de la gente por lo que hace su papá. Incluso, Camila, que se dedica a la música, fue cuestionada por la prensa de esto, y don Vicente le dijo a Alex que cómo era posible que la expusiera de esa manera, que una joven de 20 años que está haciendo sus esfuerzos por destacar en el medio artístico, tuviera que salir a defender a un señor de 47, que se porta peor que cualquier jovencito”, agregó.

Pero a pesar de que Alejandro reconoció su error, la fuente comentó que Vicente Fernández le hizo una recomendación. “Que se internara en una clínica de rehabilitación que Jaime Camil papá le recomendó donde dan terapia espiritual y que se encuentra en Japón, para que no fuera captado por los paparazzis y nadie se enterara”.

Sin embargo, los compromisos de Alejandro no se lo permiten, por lo que “Chente” le hizo otra sugerencia. “Don Vicente a fuerza quiere que su hijo esté en un centro de rehabilitación para que puedan ayudarlo en su adicción al alcohol, y aunque está consciente de que la idea de Japón sí sería difícil, ha pensado en la clínica Oceánica, en Mazatlán, que tiene muy buena fama, y ya está haciendo lo posible para internarlo”, reveló la fuente.

Hasta el momento se desconoce si tras terminar su gira junto a Los Tigres del Norte y sus presentaciones en solitario, Alejandro Fernández siga los consejos de su padre y se interne en un centro para combatir sus adicciones.

Redacción UniRadio Fuente: Agencia México

¿Qué te parece?