Por Mónica Fragoso

Para entender el contexto de la “matanza del 68” es necesario conocer un poco los antecedentes, pues muchas personas los reducen al día 2 de octubre en que ocurrió propiamente la matanza, pero que en realidad hay un gran trasfondo que revela el sistema represor gubernamental y que son parte de una historia que es una vergüenza nacional.

El contexto mundial nos indica que estaban realizándose cambios de gran importancia, todos ellos impulsados por estudiantes. En México comenzó el 22 de julio con una riña entre estudiantes, donde intervino el cuerpo de seguridad preventivo conocido como “los granaderos”; el 26 del mismo mes se realizó una marcha conmemorativa a la revolución cubana, que atrajo a muchos jóvenes mexicanos, en la cual también intervienen los granaderos para reprimirlos. Ello ocasionó que los estudiantes de las preparatorias y universidad tomaran las preparatorias a manera de mostrar su inconformidad en contra de las dos represiones anteriores, principalmente se atrincheran en la preparatoria número 1, que es actualmente el Colegio de San Ildefonso, ubicado en el centro de la Ciudad de México, donde el ejército el día 29 tiran con una bazuca la puerta; lo que detona que el día 30 de julio se dé a conocer la huelga de los estudiantes y por ello el día 2 de agosto se crea el órgano de Consejo Nacional de Huelga, que lanza un pliego petitorio a las autoridades, libertad de presos políticos, desaparición del cuerpo de granaderos, resarcimiento de daños a las familias, destitución de jefes policiacos, desaparición del delito de disolución social, entre otras cosas; de ahí se realizaron diversas manifestaciones donde de la intervención de granaderos pasó a la del ejército.

El 18 de septiembre se toma Ciudad Universitaria por parte del ejército y el 24 al Instituto Politécnico Nacional y hasta el 30 se desocupan los planteles. Sin tener ningún entendimiento entre gobierno y el cuerpo estudiantil, se realiza el mitin para el 2 de octubre.

Recordemos que el gobierno se encontraba en una situación desesperada, pues el 12 de octubre iniciarían las olimpiadas de 1968, lo que implicaba que los ojos del mundo se encontraran puestos en México. El Presidente de ese entonces era Díaz Ordaz, pero no debemos de olvidar que su Secretario General de Gobierno es Luis Echeverría, a quien la historia debería de reconocerle una gran participación en las decisiones de aquel momento.

El día 2 de octubre, los líderes del movimiento estudiantil se concentran en el edificio Chihuahua, a un lado de la plaza de las 3 culturas, edificio que estaba siendo ocupado de igual forma por soldados vestidos de civiles, conocidos como el batallón Olimpia, que estaban caracterizados por un guante blanco; alrededor de las seis de la tarde los líderes estudiantiles ordenan el retiro de los participantes al mitin, pero en eso apareció un helicóptero que lanza una bengala y de ahí comienzan los disparos y con ello el asesinato de diversas personas, la captura de los líderes del movimiento; en pocas palabras la gran matanza conocida por todos, donde hubo ríos de sangre y que hasta la fecha se desconoce el número total de muertos. 2 de octubre no se olvida, ni se debe olvidar, pues hasta el momento la demanda de justicia no se ha cumplido

¿Qué te parece?