Los signos de alerta ante un posible infarto son la pérdida del conocimiento, sudor frío, mareos, náuseas, debilidad y fatiga

En México, los padecimientos de tipo cardiovascular son la primera causa de muerte, factores como la obesidad, hipertensión arterial, colesterol elevado y diabetes pueden provocar un infarto al corazón.

Cada 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Delegación Estado de México Poniente se suma a esta celebración con finalidad de hacer conciencia sobre la importancia de mantener un corazón sano.

La doctora Alicia Haydee Mendoza Carmona, cardióloga adscrita al Hospital General Regional 251 indicó que la alimentación es fundamental para que el corazón adquiera energía necesaria para vivir plenamente por lo que destacó la importancia de controlar el consumo de alimentos con un alto contenido en grasas, azúcares y sal.

Indicó que los dulces o golosinas pueden ser sustituidos por fruta fresca, como una alternativa más sana, además de incluir cinco porciones de fruta y verdura al día. Moderar el consumo de bebidas alcohólicas, eliminar el consumo de tabaco y comer preferentemente alimentos preparados en casa.

Para tener un equilibrio en la salud es indispensable realizar actividades físicas con la finalidad de reducir el riesgo de enfermedades cardiacas. Se recomienda hacer ejercicio como mínimo 30 minutos cinco veces a la semana haciendo uso saludable del tiempo libre incluso con la familia.

Un factor de riesgo muy importante es fumar, incluso la exposición al humo también es una causa de enfermedad cardiaca en no fumadores, por lo que enfatizó en que dejar de fumar mejora la salud de la persona y de quienes lo rodean.

Los signos de alerta ante un posible infarto son la pérdida del conocimiento, sudor frío, mareos y náuseas, debilidad y fatiga; dolor y hormigueo en los brazos sobre todo en el izquierdo, dificultad para respirar así como dolor en el tórax que se siente como presión también puede sentirse en el centro del pecho, en la mandíbula, hombro, espalda y estómago.

La especialista del IMSS Estado de México Poniente concluyó que tener un corazón sano implica una adecuada alimentación y la práctica regular de ejercicio, por lo que ante cualquier signo de alerta es importante acudir de inmediato al servicio médico y evitar complicaciones.

¿Qué te parece?