Un derrumbe ocurrido en el Hotel Ritz, que se encuentra cerrado al público debido a una reforma integral de sus instalaciones, ha provocado al menos nueve heridos, uno de ellos en estado crítico.

Los facultativos del Samur han atendido hasta el momento a un total de siete personas, cuatro heridos de carácter leve, dos de carácter moderado y uno crítico, mientras otros dos obreros se encuentran en estos momentos bajo los escombros.

Estos obreros también están heridos, según informa una portavoz del Samur, que asegura que ya han sido localizados por los servicios de rescate.

El accidente se produjo al caer un andamio después de desplomarse parte de un forjado de la sexta planta del edificio.

Al lugar del suceso, que ha ocurrido sobre las 16:10 horas, se han desplazado Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, al menos media docena de ambulancias del Samur, además de Policía Municipal y Nacional.

“Hay muertos fijo”, ha asegurado uno de los trabajadores a EFE, mientras espera noticias junto a sus compañeros, congregados por orden de la Policía en los jardines de la plaza de la Lealtad.

El obrero ha relatado la preocupación y angustia con la que están viviendo sus compañeros los momentos posteriores al accidente, en el que se han confirmado nueve heridos aunque él insiste en que “dadas sus características” habrá muchos más y posiblemente muertes.

Un empleado del restaurante Comala, situado junto al hotel Ritz, ha explicado a Efe que ha sentido como un estruendo, cuando se encontraba en la terraza, y que no les han informado qué ha ocurrido exactamente, pero que sí ha ocurrido algo dentro.

El hotel Ritz se cerró a finales de febrero de 2018 hasta finales de 2019 para someterse a una renovación por un importe de 99 millones de euros.

La primera teniente de alcalde de Madrid, Marta Higueras, ha acudido al lugar del siniestro, ha conversado con los responsables de evacuación de los servicios de emergencia y después se ha dirigido brevemente a los empleados para ponerse a disposición de todos ellos.

Mientras los bomberos actúan dentro del edificio, los responsables de la rehabilitación se apresuran en hacer recuento de los trabajadores que están fuera del inmueble para verificar así que no falta nadie, una labor que se ve dificultada porque son varias las empresas subcontratadas para la obra.

¿Qué te parece?