Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia

Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia

Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia Canela fue violada por ocho hombres; exigen justicia

Lo que ocho hombres destruyeron en el cuerpo y el ánimo de una perra en situación de calle, miles están tratando de componerlo.

En el municipio de Othón P. Blanco, en Quintana Roo, un grupo de animalistas y autoridades del ayuntamiento rescataron a dos perros que estaban en condiciones críticas en una casa en el centro de Chetumal. Cuando un médico veterinario del municipio examinó al primero, Palomo, encontró un extraño tumor en el pene. Pero lo que halló en el segundo animal, Canela, fue aún más inesperado.

Canela, una perra criolla, presentaba lesiones que corresponden a violencia sexual. Para asegurarse de su diagnóstico, el primer veterinario llamó a un segundo colega, quien confirmó que la perra había sido violada en repetidas ocasiones.

El artículo 34 de la Ley de Protección y Bienestar Animal de Quintana Roo establece que los actos sexuales de seres humanos con animales se consideran “actos de crueldad y maltrato que deben ser sancionados”, pero se requiere de un testigo de los maltratos que haga una denuncia ante las autoridades, lo que dificulta que los animales obtengan justicia.

Pero en este caso, Canela sí tiene un testigo que puede hablar por ella. Ingrid López, responsable del Voluntariado del Centro de Atención Canina (CAC) del municipio de Othón P. Blanco, presentó una denuncia ante la fiscalía estatal gracias a que cuenta con una persona que presenció los maltratos por parte del dueño y otras siete personas.

“La perrita ha sido violada varias veces por el dueño y amigos. No es justo ser tan indiferente y permitir que entre muchas cosas, suceda esto. Las autoridades no hacen nada incluso después de presenciarlo y no podemos quedarnos de brazos cruzados”, escribió Ingrid López en una petición de Change.org que busca presionar a las autoridades para que castiguen a los violadores de Canela.

Hasta la publicación de este artículo, poco más de 87 mil 600 personas habían firmado la campaña.

El Voluntariado del CAC teme que si no se da un castigo ejemplar a esos ocho hombres, no se ponga un freno a los casos de abuso sexual a animales que, según la asociación canina, son comunes en municipios como Othón P. Blanco, donde hay altos niveles de mendicidad y alcoholismo.

Mientras la justicia llega para Canela, ella se encuentra en un albergue, donde varios voluntarios están trabajando para sanar sus heridas físicas y emocionales. Por lo pronto, ya recibió su última vacuna y se le está preparando para un hogar donde se le trate con amor.

Fuente: Imagen

Síguenos en TWITTER, INSTAGRAM y Google News