Donde antes había 50 dólares ahora había una enorme cantidad de dinero que la dejó con la boca abierta.

Pensé: Oh, ¿qué tan bueno sería esto? Podría renunciar a mi trabajo, hacer lo que quisiera, pagar mis préstamos estudiantiles”, dijo.

Aunque no lo creas, su conciencia ganó la batalla y decidió llamar al consultor bancario para informar del error en su cuenta.

El consultor, por su parte, le confirmó entonces a la joven que el dinero estaba destinado a otra mujer, con el mismo nombre,que residía en Florida.

Ser millonaria fue realmente un sueño hecho realidad durante 10 minutos.  Tienes que aprovechar cada oportunidad que se te entregue. Pero eso parecía una oportunidad que podría llevarme a una prisión federal, por lo que no pareció valer la pena”, concluyó.

1968647.jpg

¿Qué te parece?