Tras la publicación de los Diez Decretos de Reserva de agua en el Diario Oficial de la Federación, el pasado 6 de junio, usuarios de redes sociales y algunos medios comenzaron a especular sobre la posible privatización del vital liquido argumentando que el decreto, firmado por el presidente Peña Nieto, daría a empresas carta libre para explotar 300 cuencas hidrológicas sobre las que pesaba una veda.

Fue tal la discusión que se generó en torno a este tema que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) tuvo que entrar al quite para asegurar, mediante un comunicado, que los decretos no privatizan el agua, sino que, por el contrario, garantizan su prevalencia para el consumo humano, preservando el medio ambiente.

La Conagua especificó que lejos de privatizar, lo que ofrecen los diez decretos es proteger 295 de las 757 cuencas que hay en el país, a fin de preservar sus ecosistemas en las condiciones que hoy conocemos, “gracias a que se garantiza el escurrimiento de agua en los ríos para tal fin, ya que el principal motor de la captación de agua son esos ecosistemas.

Para la Conagua, las reservas de agua buscan que el líquido de las cuencas se guarde para futuras generaciones y para el cuidado del medio ambiente “por lo que cualquier interpretación contraria solo busca desorientar y mal informar a la población”.

¿Qué te parece?