Legajos en materia cultural, educativa y deportiva que forman parte de la vida municipal

Toluca, Estado de México, lunes 16 de abril de 2018.- Para los interesados en la historia, estudiantes universitarios, escritores y público en general, el Archivo Histórico Municipal de Toluca se constituye en inagotable fuente de información documental, cuyos archivos y legajos resguardan gran parte del diario acontecer de la capital durante los últimos cuatro siglos.

Un ejemplo de ello es que el documento más antiguo que se resguarda en este espacio es el que corresponde a una Merced de Tierra, en él consta que Pedro Cortés, Marqués del Valle de Oaxaca, otorgó a un ciudadano un solar que a la letra precisa: “para construir su casa, para que pueda tener un lugar donde labrar y mantenerse”, el cual data del año 1619, cuando Toluca pertenecía a ese marquesado, con el que se acreditaba la legalidad y propiedad de los terrenos o solares.

Otro de los documentos que se conservan en el recinto es el Acta de Cabildo del 3 de marzo de 1814, año en que el Ayuntamiento dejó de funcionar como tal aunque se restableció en 1820, por lo que a partir de ese año y hasta 1980 se han catalogado las actas de forma cronológica.

Una de las clasificaciones con que cuenta el archivo es el acervo de Diversiones Públicas, en la que se pueden consultar los programas que en el pasado se presentaron en la ciudad de Toluca, como obras de teatro, zarzuelas y óperas que se escenificaron en lo que en su momento fue el Teatro Municipal.

En materia de deporte se puede consultar información respecto a las actividades que se desarrollaban, como las carreras de cinta y los desfiles conmemorativos en fechas como el 5 de Febrero, de la Independencia y 20 de noviembre, entre otras, a pesar de que el deporte no era una actividad tan arraigada entre la población.

En lo que respecta a educación, la información que se resguarda comprende de 1830 a 1975 y corresponde al número de escuelas que había para hombres y para mujeres, las materias que se impartían, el número de alumnos inscritos y cuántos asistían, el número de instituciones que hubo a finales del siglo XIX, cuando finalmente fueron mixtas y los certámenes en los que participaban profesores y alumnos.

Uno de los documentos de certámenes que existe es el que corresponde al nivel de caligrafía que se presentaba en los exámenes, donde se puede constatar el tipo de letra y lo bien realizado que estaba, documento que data de 1832 y que es uno de los más consultados por estudiantes de la Licenciatura en Historia de la Facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma del Estado de México.

El Archivo Histórico de Toluca está abierto de 9:00 a 18:00 horas de lunes a viernes, en Leona Vicario 303, Barrio de Santa Clara en la zona centro, y las consultas están abiertas a estudiantes, profesores, profesionales y al público en general.

¿Qué te parece?