Wendy Michelle desapareció el pasado 23 de febrero en calles de la colonia Francisco Villa, en la zona norte de Monterrey, cuando se dirigía a una fiesta en compañía de su novio.

Los restos de una adolescente presuntamente embarazada fueron localizados calcinados por las
autoridades policiacas en un terreno baldío de la colonia Benito Juárez, en Guadalupe.

Los datos de la chica, quien al parecer también fue “decapitada”, trascendieron mediante las
redes sociales, luego de que sus amigos y parientes subieron condolencias y muestras de apoyo para su familia.

Un tatuaje en la parte baja de la espalda fue clave para que la autoridad, de manera
extraocial, la identicará como Wendy Michelle Pérez Torres, de 17 años de edad, pero los agentes esperan las pruebas comparativas de ADN para corroborar la identidad.

Fue sobre la calle Benemérito de las Américas en su cruce con Plateros, donde uniformados detectaron restos humanos que estaban quemados.

Una de las evidencias que indicó a los detectives que se trataba de una mujer, fue la larga cabellera en color castaño claro, la cual el fuego no alcanzó a quemar.

Los ministeriales presumen que el cadáver de la jovencita fue llevado hasta ese sitio, en esas
condiciones, ya que el pasto y los arbustos de los alrededores no estaban calcinados.

Los agentes, así como el personal de la Policía de Guadalupe y de la Policía Militar
acordonaron la zona, mientras los peritos realizaban su labor de campo.

Aunque los investigadores esperan los resultados de la autopsia, la víctima aparentemente presentaba un golpe contuso a la altura de la cabeza.

La autoridad investiga si el caso está relacionado con otro cadáver de mujer que fue hallado en la zona hace una semana.

Redacción la Policíaca

¿Qué te parece?