El acto forma parte de un programa, denominado ‘Bebés al Cielo’, de la Arquidiócesis de Quito y el Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que estuvieron acompañados por representantes de la Policía Nacional de Ecuador.

 

Unos 36 fetos y recién nacidos que fueron encontrados abandonados en diferentes circunstancias en Ecuador recibieron bendición y sepultura este miércoles en el cementerio de Santa Rosa, en el sur de Quito.

Estos cuerpos fueron hallados en las provincias de Pichincha, Santo Domingo y Tungurahua y en algunos casos permanecieron por más de tres años, congelados y embodegados.

El acto forma parte de un programa, denominado ‘Bebés al Cielo’, de la Arquidiócesis de Quito y el Servicio Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, que estuvieron acompañados por representantes de la Policía Nacional de Ecuador.

Los pequeños cuerpos, de entre diez semanas de gestación hasta neonatos, fueron adoptados, momentáneamente, por voluntarios, quienes les dieron un nombre. Los 36 ataúdes blancos fueron depositados en dos fosas comunes, en las que se colocó una lápida con la inscripción: “En memoria de los niños no nacidos, 13 de marzo 2018”.

“Son bebés que vienen en sus fundas completos y vienen inclusive muchos de ellos pataleando, esto es lo que las madres se encuentran al momento de un aborto”, dijo Amparo Medina, coordinadora de la Red Vida y Familia Ecuador, quien mostró un pequeño muñeco que ocupa poco espacio en su mano.

Además, señaló que las mujeres que abortan “se asustan y dejan a sus hijos botados en el servicio higiénico, en el basurero, en el baño”.

Redaccion RT

 

¿Qué te parece?